08/07/2020 | 1600

Campaña Financiera: crece el aporte del activismo obrero, juvenil y de la mujer

La Campaña Financiera de invierno está reflejando, por estos días, un crecimiento importante de la simpatía de los diferentes sectores de la juventud, de la mujer y el movimiento obrero. Es un reflejo de la enorme politización que van adquiriendo los diferentes sectores de la población, que enfrentan cada día una situación cada vez más crítica, donde la carestía general, la pérdida del poder adquisitivo del salario y la intención de imponer condiciones de retroceso a las situaciones laborales por parte de las patronales es la regla.

En el movimiento obrero, la campaña se abre camino a paso firme. No solamente por la planificación que se ha realizado, sino por los aportes de activistas y simpatizantes que están colaborando y comprometiéndose. A la cabeza de nuestros objetivos -y aportes- se colocan los docentes, con centenares de compañeros de todo el país, de los Suteba combativos y de Ademys. Además, una cantidad superior a anteriores campañas entre los docentes universitarios, que ya empiezan a entrar las colaboraciones de decenas de compañeros en un plan que se amplió por estos días.

En gremios como ferroviarios, municipales, portuarios, gráficos y del Neumático, la campaña ha empezado con excelente aceptación y se está extendiendo hacia una capa de simpatizantes cada vez mayor. En aeronáuticos, a pesar de los ataques patronales y del gobierno, por su política en LAN y Austral, se está procesando un apoyo importante a nuestra campaña, que se condice con el crecimiento de la agrupación y la integración de compañeros a nuestro partido. En ferroviarios, la aceptación de la campaña hizo que los compañeros discutan nuevamente los objetivos, ampliando los debates y obteniendo, además, nuevos aportes. El desarrollo de esta campaña refleja el crecimiento de las agrupaciones sindicales durante esta cuarentena y de la Coordinadora Sindical Clasista, en el reagrupamiento de los sectores combativos y clasistas, y en el debate cada vez más profundo entre los trabajadores acerca de esta crisis y sus consecuencias.

También entre la juventud la campaña se abre paso. En la UBA, en varios frentes se han conquistado, ya, los objetivos, y se están planificando por lo tanto más aportes y debates. Existe una recomposición importante, a pesar de la falta de clases, de un trabajo militante, propagandista y agitativo. Muchas relaciones juveniles expresan su simpatía a nuestra acción organizadora y además a la clarificación de posiciones frente al gobierno y los K.

Esta clarificación también se abre paso entre decenas de simpatizantes históricos de nuestro partido, que vuelven a colaborar en varias regionales, se integran a las agrupaciones sindicales y vuelven a militar. Claramente expresan su simpatía a una organización que, en medio de la cuarentena y la pandemia, fortaleció su orientación de frente único en todos los lugares para combatir y apoyar las luchas que se están desarrollando en todo el país.

Nuestra Campaña Financiera integra al conjunto de la actividad que estamos impulsando. Se suma a la gran recolección de firmas por el impuesto a las grandes fortunas, la organización del Polo Obrero en los barrios -que es cada vez más amplia- y la acción en el movimiento de mujeres -impulsando talleres por la ESI que son multitudinarios- y debates frente a la línea de cooptación K.

En las charlas que estamos realizando en todo el país, de presentación de nuestro manifiesto político publicado recientemente, hemos congregado a nuevas relaciones del movimiento de lucha y se generan compromisos de aportes y colaboraciones. Nuestro avance actual en la Campaña Financiera refleja la integralidad de un trabajo político para construir una intervención política independiente.

A un mes de comenzada la campaña, ya se están superando en casi todo el país los objetivos planteados para este momento. Considerando que recién comenzamos y se están cobrando recién los aguinaldos -varios en cuotas- y el salario de junio, resolvimos ampliar nuevos objetivos políticos, ya que existe entusiasmo y simpatía entre la militancia y nuestros simpatizantes. Se ha dejado de lado la incertidumbre que teníamos al comenzar la campaña por el nivel de ataques y por el empobrecimiento general de los trabajadores. Tenemos la certeza, por los resultados, que esta campaña está clarificando cómo entiende el activismo y los luchadores el momento actual y el que se viene: sentar las bases para seguir luchando y desarrollar acciones y agrupamiento independientes de la burocracia, el gobierno y los partidos patronales.

Fortalezcamos esa orientación. ¡Aporte compañero!

En esta nota