26/07/2012 | 1232

Comisión Sindical: «necesitamos delegados de empresas del Partido Obrero»

EXCLUSIVO DE INTERNET


La comisión sindical deliberó durante 4 largas horas. Intervinieron más de 30 delegados. Su composición fue una muestra de la inserción incesante del PO en la clase obrera y, además, nuestra influencia en los principales conflictos. Las deliberaciones, que luego se plasmarían en el documento que produjo la comisión, sirvieron para analizar con mayor profundidad las conclusiones políticas sobre la situación del movimiento obrero que se habían desarrollado en la II Conferencia Sindical.


Los pronósticos sobre la crisis de la burocracia, la fractura de la CGT y -como resultado del ajuste y de la "sintonía fina"- la tendencia a la ruptura de la clase obrera con el gobierno, se verificaron como acertados. Lo mismo con la acelerada marcha de ese ajuste contra los trabajadores y, como contrapartida, su predisposición a la lucha; en especial allí donde una dirección o un agrupamiento aliente esa salida. Los aportes más ricos señalaron un proceso de afiliación, de elección de delegados y de juntas internas con una activa predisposición a enfrentar la crisis capitalista.


Estas tendencias se manifestaron en las recientes elecciones sindicales. En gráficos, Alimentación, AGD-UBA, Cicop y en las grandes luchas de los estatales como el Inti, la CNC y Hacienda. Esta juventud activista -se dijo- "comprende el rol de la burocracia: es consciente de que se trata de otro escollo a la hora de enfrentar a la patronal. No precisa ser convencida de nada. Necesita una organización que la ayude a ordenar sus ideas y las lleve hasta el final. Que la acompañe en la tarea de organizar a su clase, sindical y políticamente". Yendo a las fábricas, acompañando los procesos de organización, poniendo en pie agrupaciones y boletines, promoviendo la educación política -cursos, manual del delegado-, difundiendo la Prensa Obrera y hasta organizando la vida social, para asociarla a grandes luchas como la de imponer la cadena perpetua a Pedraza. "Estos nos van a cagar, necesitamos delegados del Partido Obrero", comentaba una joven activista en el comedor de la planta en la que trabaja un delegado al Congreso, que buscó graficar la etapa que transita la maduración política de la juventud y, además, la colocación que ha ganado nuestro partido y el Frente de Izquierda. Esta es, en definitiva, la conclusión fundamental.


No solamente es hora de hacerlo. Está planteada la posibilidad de una profunda y firme fusión de la juventud obrera y la izquierda revolucionaria. Hay que abordar la situación en términos abiertamente políticos pugnando por arrancar a los trabajadores de la dominación política de la clase capitalista. La situación está para eso, y para más también.