14/10/2020 | 1607

Hablan las y los delegados del XXVII Congreso del Partido Obrero

La intensa intervención del Partido Obrero en la lucha de clases del país se vio reflejado en su XXVII Congreso, con la presencia de delegados y delegadas de los diversos puntos del territorio y con variadas trayectorias militantes. Junto a referentes de años del PO estuvieron compañeros y compañeras que asistieron por primera vez al congreso, trayendo la voz de destacados procesos de lucha del último período.

Prensa Obrera recogió sus testimonios sobre la dinámica del congreso, sus debates y conclusiones.

«Resoluciones a la altura de una gran militancia»

“El congreso ha sido marcado por un profundo debate político, por un gran análisis de la situación que esta azotando tanto a Argentina como a América Latina y el mundo”, balanceó Saulo Ferrón, trabajador y militante de la agrupación Tribuna de Alimentación, de la ciudad santafesina de Firmat.

Junto a ello, Saulo remarcó que salieron del mismo “una gran cantidad de resoluciones para que el partido tome protagonismo en esta etapa”. Destacó entre estas el lanzamiento de una gran campaña por el desprocesamiento de César Arakaki y Sebastián Romero, perseguidos por enfrentar la reforma previsional; así como la convocatoria de la segunda Conferencia Latinoamericana y de Estados Unidos de la izquierda, en la medida en que “es importante en la crisis del continente que el PO tenga vínculo con el resto de los partidos revolucionarios”. Finalmente, se refirió al impulso resuelto al Plenario del Sindicalismo Combativo y a las agrupaciones clasistas, “que debemos denunciar el pacto de la CGT, la UIA y el gobierno, y cómo este gobierno viene a ajustar a los trabajadores y los jubilados”.

“Estas grandes resoluciones están a la altura de la gran militancia que tiene el Partido Obrero”, concluyó.

La Naranja Portuaria como fruto de una orientación

Juan Escobar es trabajador del Puerto de Buenos Aires, miembro de la comisión directiva de Seamara (sindicato de apuntadores) e integrante de la Naranja Portuaria.

Habiendo asistido por primera vez al congreso partidario, como delegado electo, manifestó su satisfacción con haber podido participar del debate congresal, con el aporte de los distintos compañeros y compañeras que desde sus lugares de trabajo y de organización aportan sus ideas y contribuyen al funcionamiento del centralismo democrático dentro del PO.

Juan participó de la comisión de Movimiento obrero, respecto de la cual manifestó que “es buenísimo escuchar las problemáticas de los distintos sectores y cómo abordar este ajuste por parte del FMI y del gobierno, así como las distintas formas de represión” que hay en los diversos ámbitos.

Asimismo, hizo énfasis en la importancia de la orientación del Partido Obrero de conformar agrupaciones clasistas en el movimiento obrero, lo que dio a lugar hace pocos meses al surgimiento de la Agrupación Clasista Naranja Portuaria, que en un breve período de existencia tuvo un papel destacado en el conflicto del Puerto de Buenos Aires.

Culminó llamando a redoblar la pelea por el desprocesamiento de los trabajadores portuarios detenidos en el marco de ese conflicto, entre ellos un miembro de la Naranja Portuaria, como una de las tantas luchas que tiene el conjunto del movimiento obrero.

«Fortalecer nuestros espacios, construir nuestra herramienta política»

Raquel Blas, secretaria general de la Regional Mendoza de la CTA Autónoma y referente del clasismo en esa provincia, marcó como primera conclusión de los debates “la necesidad de fortalecer todos los espacios en los que estamos como militantes, como trabajadores ocupados, desocupados, jubilados, en blanco o en negro: nuestras asambleas, nuestros sindicatos recuperados (como el caso del Sutna), nuestras agrupaciones y juntas internas”.

Asimismo, destacó “todos esos procesos importantísimos de autoconvocatoria que, a lo largo y a lo ancho del país, están demostrando la decisión de miles y miles de trabajadores y trabajadoras de romper con la tregua que pretende imponer el gobierno nacional, la CGT y también las otras centrales sindicales”.

Y enfatizó en la importancia de reforzar la Coordinadora Sindical Clasista y el Plenario del Sindicalismo Combativo, y en particular de construir “nuestra propia herramienta política como clase trabajadora” para preparar las condiciones para gobiernos de trabajadores en Latinoamérica y el mundo.

«Una elaboración colectiva y atenta a la lucha de las masas»

Para Miguel Díaz, delegado de la UOM Siderca y responsable político del PO Zárate-Campana, se trató de un congreso particular por la virtualidad y por la cuarentena, pero también “porque el partido se pudo sobreponer a lo que en un principio parecía un obstáculo para militar y, sin embargo, redundó en incorporaciones al partido, después de una crisis terrible como la que hubo el año pasado. Y que mostró que el partido puede adaptarse a diferentes situaciones”.

A su vez, destacó la amplitud del debate y su carácter formativo, y señaló que la homogeneidad con la que se votaron las resoluciones respondió a la amplia deliberación previa y durante el congreso. En ese sentido, rescató la “elaboración colectiva” y que todas las posiciones y campañas políticas se resolvieron “no solo con la orientación de un partido socialista revolucionario” sino, a su vez, “atendiendo a las necesidades de todos los sectores en lucha”, desde los que pelean por tierra y vivienda hasta los que luchan por salario, encarando esas batallas con el método del frente único.

La bancarrota de todos los gobiernos

“Una de las conclusiones más importantes que ha sacado el último Congreso del Partido Obrero es que estamos en un momento crucial de la situación política, con un gobierno que después de diez meses se encuentra empantanado y que ha fracasado en sus propias premisas políticas», apuntó Martín Correa, dirigente del PO de Tucumán.

En ese sentido, recordó que el gobierno “consideraba que el acuerdo con los bonistas extranjeros iba a ser la piedra basal de su gobierno y que a partir de eso venía un período de vacas gordas pero, desde ese acuerdo, los problemas no han hecho más que agravarse”. Y que recrea ahora esas promesas en relación con el acuerdo con el FMI.

Para concluir, aseveró que “estamos ante una bancarrota que no es de diez meses ni de los cuatro años del gobierno de Macri. Estamos ante una bancarrota general de todos aquellos que han gobernado durante las últimas décadas. Es por eso que el Congreso del Partido Obrero sacó una conclusión muy importante: tenemos que terminar con este régimen de saqueo, necesitamos una salida obrera y socialista”.

«Un altísimo nivel de politización»

Patricio Grande, docente universitario y secretario adjunto de la Asociación de Docentes de la Universidad de Luján, contó que esta fue su primera experiencia en un congreso de esta naturaleza.

Destacó el “altísimo nivel de politización de delegados y delegadas, que se tradujo en el debate en las comisiones y finalmente en la instancia de debate plenario”. En relación con la comisión de Movimiento obrero, la describió como un espacio donde se puso de manifiesto la actividad de las agrupaciones sindicales y la fuerte pelea por la recuperación de los sindicatos, por llevar adelante los reclamos de cada lugar de trabajo y por la conformación de un frente único de la clase obrera para enfrentar a las burocracias sindicales”.

A su vez, valoró el posicionamiento fijado por el PO hacia las próximas elecciones bolivianas, “donde si bien entendemos que las elecciones no van a resolver los principales problemas del país y denunciamos enfáticamente el rol capitulador de Evo Morales y el MAS, entendemos que ante la ausencia de una alternativa política y electoral de la izquierda, es importante utilizar el voto al MAS como una forma de expulsar a los golpistas y a la derecha que actualmente ocupa el gobierno en Bolivia”.

Finalmente, Patricio subrayó que “el congreso puso en el centro del debate la necesidad de construir un partido de combate de la clase obrera para enfrentar esta crisis y esta gran depresión, que ha sido agravada por el coronavirus a nivel nacional e internacional”, con sus consignas contra el régimen del FMI y para que la crisis la paguen los capitalistas.

Campañas y herramientas para la próxima etapa

Para César Parra, dirigente del Polo Obrero y concejal del Frente de Izquierda en Neuquén, el congreso no solo “condensó toda una elaboración política previa, de un partido que ha estado como protagonista de las principales luchas obreras, populares, de la mujer y la juventud”, sino que profundizó esa elaboración.

“Para mí, lo más importante son las campañas y las herramientas con las que salimos”, afirmó. En ese sentido, se refirió al manifiesto político aprobado por el congreso y a la campaña resuelta “para que el Frente de Izquierda se coloque como referencia de alternativa política de los trabajadores”.

También subrayó el valor de otras dos campañas resueltas. Una, “para que el Plenario del Sindicalismo Combativo profundice la pelea que viene dando, en una línea de frente único para derrotar este ajuste”. La otra, por una segunda Conferencia Latinoamericana, porque en el cuadro de convulsiones al que va el continente “es central que la izquierda revolucionaria ocupe un lugar destacado en la etapa”.

También te puede interesar:

El debate de la comisión política del XXVII congreso del Partido Obrero.
Comisión del movimiento obrero del XXVII Congreso.
Entrevista a nuestro compañero Alejandro Crespo, secretario general del sindicato del neumático (Sutna).
Por la organización independiente de la juventud, para enfrentar al gobierno y al FMI.