16/07/2015 | 1372

Javier Rodríguez Pardo, periodista y luchador ambiental


En los años '80 funda el legendario Movimiento Ambiental de Chubut (MACH), y da la pelea contra el repositorio nuclear de Gastre, donde se pretendía confinar residuos radioactivos de todo el mundo. Desde entonces abraza la causa de las asambleas y los territorios y contagia con su prédica a las pequeñas ciudades amenazadas por la megaminería. También integra la Unión de Asambleas Ciudadanas y es un referente de la Renace, Red Nacional Ecologista.


 


Tengo en mi biblioteca dos libros dedicados por Javier: «En la Patagonia no» y «Vienen por el oro, vienen por todo», pero su prédica escrita es mucho más amplia abordando además la problemática ocasionada por el fracking. Luchó por la Ley de Bosques y también por la Ley de Glaciares y estaba decepcionado por su incumplimiento, aunque reconocía su sanción como una batalla arrancada con un gran acampe frente al Congreso Nacional.


 


La última vez que hablé con él fue hace pocos días, para invitarlo a la audiencia pública que el Partido Obrero – Frente de Izquierda organizó juntamente con las asambleas por los bosques de Chubut y de Buenos Aires. Lamentablemente, ya estaba enfermo, pero tuve una grata conversación con él, me dictó una adhesión y me dijo que lo represente, lo que fue un orgullo para mí. Su saludo disparó un fuerte reconocimiento de su lucha expresado por Nora Corvalán de la Asamblea Permanente por los Bosques Comarca Andina.


 


 


 


 


 

En esta nota

También te puede interesar: