06/11/2020
ACTO PARTIDO OBRERO

Los portuarios tienen razones para ir el 14 a Plaza de Mayo

Con la amenaza de cientos de despidos en puerta, solo una salida obrera puede parar el ajuste.

Juan Escobar, directivo del gremio de apuntadores (Seamara) y dirigente de la Agrupación Clasista Naranja Portuaria, suma su aporte a la convocatoria al acto que realizará el Partido Obrero el próximo 14 de noviembre en Plaza de Mayo a las 15:30 horas.

“[Este acto] Va a llevar como bandera la lucha contra el ajuste, contras las distintas represiones y este ajuste que viene de la mano del FMI”, destaca Juan, en la línea de defender la unidad de acción el movimiento obrero contra las paritarias a la baja, los despidos, suspensiones y reformas antiobreras que sufren los trabajadores de distintos gremios.

Respecto a la situación del Puerto de Buenos Aires, destaca que “Está la amenaza de la desaparición de una de las terminales portuarias, con todos los puestos de trabajo que eso conlleva”.

El Puerto de Buenos Aires vive días claves de movilización y profunda deliberación entre los trabajadores debido a la confirmación, por parte del gobierno, de la negativa a prorrogar la concesión de la empresa operadora de las Terminal 5 del puesto, lo que amenaza con cientos de puestos de trabajo.

El acto del Partido Obrero viene a ofrecer una orientación de fondo para conquistar una salida de los trabajadores ante la crisis en general y, en particular, a la situación que afronta hoy el Puerto de Buenos Aires.

Allí se inscribe el planteo de la Naranja Portuaria de la absorción del Estado, por medio de la Administración General de Puertos, de la operatoria de la Terminal 5 y del conjunto de los trabajadores, reconociendo los mejores derechos y abriendo paso a la gestión nacional el Puerto de Buenos Aires bajo control obrero.

También te puede interesar:

Tras el desalojo policial del pasado domingo, se refuerza la lucha por los 800 portuarios de Terminal 5.
Sin ninguna respuesta, el gobierno nacional y el de CABA atacan el conflicto de 800 trabajadores.
La salida de la empresa Bactssa amenaza con los derechos laborales de 800 trabajadores.
Están amenazados más de 600 puestos de trabajo.
El proceso se gestó a espaldas de los trabajadores aceiteros y portuarios, sin programa ni plan de acción.