05/11/2015

Pablo Rieznik se fastidiaba con la academia


Tuve la oportunidad de ser alumno de Pablo, cuando a principios de 2013 dictaba la Materia Economía para historiadores en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Si bien muchos de mis compañeros de clase se fastidiaban porque Pablo "no explicaba los autores, ni los textos", a mí me fascinaba porque hablábamos de la realidad de la política nacional (a él lo conmovía la pobreza, la explotación y la miseria), de la ciencia, de las matemáticas y muchas otras cosas. En términos Weberianos (donde el profesor tiene que atenerse simplemente a ser "un científico de la ciencia" y no hablar de política en la facultad), es evidente que a Rieznik no le importaba. En una clase me hizo hervir la sangre con esa impronta que los caracterizaba cuando sostuvo: "Chicos lamento decepcionarlos con los que les voy a decir, ya que ustedes están aquí para ser futuros integrantes de la academia, pero la academia no te forma para transformar el mundo, solo hace posible que lo conozcamos y a veces entenderlo". Esto último me ganó al partido y me hizo dar cuenta de que no podía estar atornillado al pupitre y a las garras de la intelectualidad burguesa. Pablo me ganó al partido, y así como a mí, hay cientos de casos. Pablo era eso, lo podías odiar y lo podías adorar, pero en el fondo era un revolucionario gigantesco. ¡Hasta la victoria siempre compañero Pablo! 

En esta nota

También te puede interesar:

Una nota de opinión de 1999
Nuestro homenaje en el quinto aniversario de su muerte.
Registro audiovisual del discurso de Pablo Rieznik en el acto convocado por el Partido Obrero en 1999.
Texto de Pablo Rieznik