12/07/2012 | 1230

«Una dimensión real del trabajo del Partido»

Entrevistamos a Ramón, delegado de la metalúrgica Mecca Castelar

-¿Qué conclusiones principales te dejó el Congreso del PO?


-En primer lugar, fue una academia de organización. En el congreso tomé real dimensión del trabajo del partido: una enorme cantidad de frentes, de gremios, de provincias y de localidades. También del trabajo internacional; en particular de los compañeros brasileños, con quien tuve oportunidad de intercambiar impresiones. En el congreso tomamos consciencia, quedamos empapados, de la importancia del trabajo que tenemos por delante en la próxima etapa. Tenemos que consolidar la relación entre los problemas que están sufriendo los trabajadores y la concepción que nosotros tenemos de una solución de esos problemas; o sea, la unión de miles de trabajadores con nuestro programa de salida para esta situación.


-¿Vinculás las discusiones con las luchas que están ocurriendo?


Claro, porque este congreso se da en un momento de intensas luchas de los trabajadores. Venimos de conflictos como los de mi fábrica -Mecca-, de Ecotrans y del INTI, la lucha de los Dragones en el sur, estamos viviendo paros y movilizaciones masivos contra el impuesto a las ganancias o por el pago del aguinaldo en Buenos Aires. La verdad que en el conflicto en nuestra fábrica muchos quisieron acercarse a meter cuñas contra el partido, a sembrar dudas: la burocracia, la CTA. Y contrasta con todo lo que dicen los compañeros aquí, en las discusiones del Congreso; la firmeza y la unidad monolítica que yo vi del partido y que creo que es necesaria para un partido revolucionario, para los desafíos que tenemos.


-¿Qué les aporta este congreso a las luchas?


-Aporta un programa y un método. Nosotros estamos corroborando toda una caracterización que hemos hecho de la etapa. Se está agotando un modelo del kirchnerismo, de arbitraje entre las clases sociales; incluso entre los sectores de la patronal, que viene desde hace años. Está impactando de lleno la crisis mundial en la Argentina; en particular en las automotrices y en las metalúrgicas. Y las crisis de empresas como Mecca, Bosch o Indiel dan cuenta de que esto es así. Entonces, desde esta caracterización aportamos un programa y un método de lucha frente a la crisis, para la etapa que se abre. Y aportamos también una organización, un partido que está preparado para encarar sólidamente esta próxima etapa, para poder dar un salto. El congreso fue una experiencia enorme, todo un aprendizaje. Nos vamos con el sentimiento de una gran responsabilidad para poder llevar adelante y para transmitir lo que hemos discutido y vivido aquí.