Mercedes: Gran movilización contra la impunidad

Por Walter A.

El 20 de enero se cumplió un año de la feroz violación y asesinato del niño Daniel Vidal en las inmediaciones de Goldney —partido de Mercedes. En cuestión de horas y denuncia mediante, familiares y pobladores de Goldney indicaron al posible asesino y su lugar de trabajo, pero la policía ni siquiera rastreó como se debe y el acusado abandonó la zona. La policía tampoco quiso mostrar una foto del presunto asesino —que ya había estado preso— y más adelante se negó a buscarlo aduciendo no tener combustible para sus vehículos.


Estos hechos provocaron la movilización de los familiares, amigos y vecinos de Daniel, maestras y alumnos de la escuela, inaugurando las “Marchas del Silencio contra la impunidad” en Mercedes. Para la última marcha, a un año del crimen, el PO se encargó de agitar la convocatoria en los medios de prensa y un grupo de compañeros del partido difundió un video testimonial sobre el caso Vidal que sacudió a los mercedinos. Otros núcleos del partido realizaron un mural sobre la impunidad, agitaron Goldney y la ciudad.


El día de la marcha, una concurrencia compactada de una cuadra y media de gente —más de 200 persona, la mayor movilización en mucho tiempo— marchó por las calles céntricas, pasó por los tribunales y se detuvo en la comisaría “responsable” de la investigación. Allí se logró una entrevista abierta con el nuevo comisario, ante quien se denunció la complicidad del aparato policial y judicial con el encubrimiento del crimen. Miguel Pastorini (PO) condujo el debate o fue único orador de la jornada, en nombre de los familiares y amigos de Daniel Vidal. Estos reclaman la investigación y castigo de los responsables del crimen y exigen el apartamiento del juez “que no entiende en la causa”, la detención inmediata del Oficial Inspector a cargo del archivo y sumario, y castigo al comisario regional Franco, uno de los protagonistas del encubrimiento.


En la propia marcha quedó fijada la fecha para una nueva movilización el 24 de febrero y está en discusión convocar a familiares de otros “desaparecidos” o asesinados en la provincia sobre los que rige la misma “ley” de silencio y encubrimiento que con Daniel Vidal.


Queda para el anecdotario la venida a pie del intendente Gioscio (PJ), quien tuvo que interrumpir su descanso vespertino para llegarse hasta la plaza con el único objetivo de hacer demagogia y se tuvo que ir con el ceño fruncido ante la hostilidad de la concurrencia.

En esta nota