Políticas

27/12/2002

|
786

10.000 kilómetros de lucha política

Ante todo la Marcha Federal fue la coronación exitosa del plan de lucha de la Asamblea Nacional de Trabajadores. Todas sus etapas fueron cumplidas: la colosal marcha y acampe por la libertad de Castells, la gran marcha y movilizaciones contra el tarifazo a Plaza de Mayo y sobre Repsol el 18 de octubre, la marcha piquetera más grande de la historia el 7 de noviembre y el acampe del 26 de noviembre contra la represión, derivado en el colosal piquete de 7 horas en el Puente Pueyrredón que derrotó los cacheos, algo que fue recuerdo el 20 de diciembre. El gobierno se tuvo que meter los cacheos definitivamente en el culo.


La Asamblea Nacional triunfó por su orientación de un nuevo Argentinazo. Ese eje político ganó la Plaza de Mayo un mes antes. El 7 de noviembre la lanzamos apoyados en la movilización de 30.000 piqueteros, una semana después Rodríguez Saá y Moyano trataban de dividirnos asociándose a la convocatoria, pero el frente de organizaciones de la ANT, se unió más que nunca para repudiarlos. Los posteriores intentos de la Ccc de realizar alguna combinación con Rodríguez se derrumbaron y no pudieron ni coordinar con sus aliados de los consejos consultivos durante todo el año, la Ftv, que movilizó un día antes.


En la Plaza de lucha por un nuevo Argentinazo, lejos de la mera conmemoración, no había lugar político (resultó que físico tampoco) para los burócratas sindicales, para los políticos del régimen o para las centrales de centroizquierda que se negaron todo el año a luchar para que se vaya Duhalde y son, a la fecha, furgón de cola de las viudas de la Alianza.


 


Nos multiplicamos


La Marcha Federal decuplicó la realizada en marzo, por las avanzadas de Santa Cruz, del Litoral y de Mendoza que no estuvieron en la anterior, por la cantidad infinitamente mayor de actos piquetes y cortes (tengamos en cuenta que en marzo tuvimos como cabeceras Mar del Plata, Mercedes y Rosario), pero por sobre todo por las marchas y actos masivos en Salta, Tucumán, Córdoba, Rosario, Resistencia, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Río Cuarto, Mar del Plata, La Plata, Trelew y grandes actos en ciudades del interior menores como Junín, Pehuajó, Mercedes, Zárate, Gálvez, Luján, a los que hay que sumar piquetes y actos siempre entusiastas y combativos en Rosario de la Frontera (Salta), Arroyo Seco (Santa Fe), Carlos Casares (provincia de Buenos Aires), como la repercusión en los medios en localidades con débil organización local como Chascomús y Villa Constitución.


La partida atrasada de Santa Cruz frustró el acto en Bahía, pero desde allí partió un vagón del Polo Obrero con compañeros de Bahía, Coronel Suárez, Olavarría y Tornquist. También partieron tres vagones desde Mar del Plata con compañeros que viajaron además del micro de avanzada.


Desde Neuquén la policía frustró la salida de la columna de compañeros de esa provincia y Río Negro en conjunto con Barrios de Pie. Arguyeron problemas de papeles de un micro que vino en setiembre con los mismos papeles. Pero las movilizaciones y el corte del Puente fueron masivos de parte del pueblo neuquino y en particular del Polo Obrero y Barrios de Pie, que son las columnas más importantes en las luchas callejeras para que se vaya Sobish. La actitud represiva del régimen provincial debilitó la Marcha Nacional pero fortaleció la bronca y la movilización contra Sobish y para que se vayan todos.


 


Crecen los sindicatos piqueteros


La presencia sindical en la Marcha Federal y en el acto de Plaza de Mayo fue muy, muy importante. Que la Soip y la Cta de Santa Cruz marcharan, naturalmente es destacable por el compromiso puesto por esos sindicatos. Pero hubo mucho más. En la Columna Noroeste marcharon seis directivos del ex Sitracom, hoy Agrupación 22 de abril, que se han unido al Polo Obrero; recordemos que fueron los obreros reprimidos brutalmente, horas antes de la masacre del Puente Pueyrredón.


En Salta participaron y hablaron los directivos de Ate municipales, protagonistas de una gran huelga reprimida días antes por Romero. En Córdoba, toda la infraestructura fue brindada por Luz y Fuerza y municipales, allí estuvieron Clínica Junín y Clínica Halac; en Zárate nos recibieron la Comisión Directiva de Papeleros, de Suteba y el cuerpo de delegados de la 228. Suteba Matanza no sólo habló en Plaza de Mayo, también participó en el acto de Matanza de cierre de la Columna Oeste. Otro tanto, la UF de Haedo. Los docentes universitarios nos recibieron en Luján y la AGD-UBA fue numerosísima en la Plaza de Mayo. Las columnas telefónicas cercanas a los 200 compañeros, los grandes contingentes docentes, la buena columna gráfica, de prensa, de no docentes, de subtes y de toda UTA, de infinitos gremios. La presencia en la Plaza de Ate sur, de motoqueros. Todos, llevaron aPágina/12 a titular que “los sindicatos combativos aportaron a la convocatoria masiva de piqueteros y asambleas populares” en tapa del sábado 21/12.


Los ceramistas de Neuquén fueron de la partida en Neuquén y en Plaza de Mayo, participó Brukman y una columna significativa del movimiento de fábricas recuperadas que debió hablar, debió expresarse. Lamentablemente, no participaron de las convocatorias previas.


No contabilizamos la presencia del Cta Capital que vino a lavarle la cara a la Cta nacional y se retiró del acto pretextando precisamente el ataque a la tregua sindical de parte de los oradores clasistas. Pero sí contabilizamos los cuerpos de delegados combativos de estatales y docentes que no se fueron con ellos y se quedaron hasta el final y fueron mayoría.


 


El Polo a la cabeza


La Marcha Federal expresó el crecimiento geométrico del Polo Obrero. Junto a Barrios de Pie fuimos la columna vertebral de esta marcha federal, el Mijd aportó lo suyo en el norte y el Mtl, sin apoyo nacional, se esforzó como pudo en diferentes localidades. Sólo una delegación del Mtl marchó nacionalmente desde el Litoral, en las demás eran delegaciones conjuntas del Polo y Barrios de Pie, excepto de Santa Cruz y Córdoba que vinimos sólo del Polo Obrero, con dos compañeros del Fos chubutense desde el sur. Desde Mar del Plata, la avanzada estuvo compuesta por el Polo, Barrios y el Mtr.


El pobre aporte del Bloque Piquetero muestra el ocaso de ciertas corrientes que pagan las consecuencias de no jugar con todo en los planes de lucha de la Asamblea Nacional Piquetera o de carecer de perspectiva política frente a las potencialidades de la situación revolucionaria abierta en el país.


En el caso de IU, trató de repetir la división del 1º de Mayo y del acampe con un solo éxito pírrico, el acto divisionista de Córdoba. Pero el Mpsl, luego del acto divisionista marchó al de carácter masivo en la Plaza de la Intendencia que reunió a más de 3.000 personas el día 20. Quedó al desnudo el Mst, que también se desnudó retirándose antes de la Plaza de Mayo, luego de repartir sus volantes con los candidatos a las elecciones convocadas, a las dudosas y a las que no se convocaron también. Fueron arrastrados por la convocatoria a otro Argentinazo, no la comprenden, no la comparten y no luchan por ella.


Atrás quedaron las horas de debate para que la marcha no partiera a las 17:30 del Congreso. Partió a las 17:28 y no parece habernos restado demasiada convocatoria, más bien los piqueteros y Asambleas Populares logramos una especie de feriado activo que paralizó Buenos Aires.


Encabezadas por Carlos Pacheco (secretario general de TDO) en el Oeste, por Alejandro Martínez desde Mar del Plata, por Ricardo Mercado desde Santa Cruz, por Daniel García desde Chaco y por Néstor Pitrola desde Salta, en todas las avanzadas marcharon dirigentes zonales y activistas del Polo que no olvidarán jamás la experiencia política vivida.


La Marcha Federal fue bordando la derrota política del gobierno hora a hora en sus 10.000 kilómetros de recorrido, ella liquidó el desvío de los saqueos, ella liquidó la maniobra política reaccionaria de los “no violentos” de la Mesa del Diálogo Argentino, ella desafió los operativos represivos, ella le dio confianza al pueblo en sus propias fuerzas.


La formidable tarea de agitación política nacional que significó esta Marcha Federal, preparando las jornadas del 19 y 20, ha sido una escuela de socialismo, de lucha política, de confraternización clasista, de construcción revolucionaria, que marcará a los compañeros a la vuelta a sus lugares y nos proyectará a la escala de una nueva dirección de toda la clase obrera.


Nuestro secreto es no tener secretos. Jugamos con todo a la Asamblea Nacional de Trabajadores, a su plan de lucha, al Argentinazo, a la Constituyente soberana y con poder político. Lo hacemos convocando y compartiendo la unidad de lucha para acabar con ellos. Tal vez sea todavía más simple, tenemos la convicción de que acabaremos con ellos, creemos en la clase obrera.