11/06/2020 | 1597

16 de junio: jornada nacional de lucha

Sin salario, trabajo, salud y alimentos no hay cuarentena

La intervención temporaria de Vicentin cumple la función de rescatar las deudas del vaciado grupo económico, pero también de ocultar la realidad que sufren los trabajadores del país.


El gobierno posa de audaz defensor de la soberanía, cuando los acreedores de la deuda externa le están arrancando concesiones millonarias en la mesa de negociación.


Mientras el impuesto a las grandes fortunas se envió al cajón, el Ejecutivo envió un proyecto de ley de suspensión de la movilidad

jubilatoria por un año entero. Este año, los jubilados ya perdieron la mitad de la movilidad que les hubiera correspondido según la última fórmula.


En tanto, se prorroga el acuerdo UIA-CGT-gobierno para seguir con las suspensiones con rebaja de salarios, violando la legislación laboral a decretazo limpio.


Con la burocracia sindical adicta, aprovechando la cuarentena para jugar incluso más abiertamente su rol de auxiliar de los patrones.


Ya se han producido 150 mil despidos y se pronostica que la cifra pueda triplicarse o quintuplicarse en el año. Los precios de alimentos suben violentamente, muy por encima del promedio de inflación.


El gobierno sigue retaceando alimentos para los comedores populares. La segunda cuota de la IFE es un monto miserable y siguen quedando millones afuera.


Es en este cuadro que se torna tan importante la convocatoria resuelta por el Plenario del Sindicalismo Combativo, a marchar por los reclamos obreros a la Plaza de Mayo y a todas las plazas del país.


Las patronales y los gobiernos no han esperado el fin de la cuarentena para avanzar contra los derechos de los trabajadores ocupados, desocupados, precarizados y jubilados.


Una movilización central, que unifique las luchas en curso, nos permite hacer escuchar nuestra voz.


Allí estarán los docentes combativos de todo el país. Estarán las luchas del momento, como el frigorífico Penta, La Nirva o los mineros de Andacollo. Los luchadores del Polo Obrero y el frente piquetero. Los jubilados que se organizan en la combativa Córdoba.


En cada provincia se realizan reuniones preparatorias para extender la jornada de lucha.


Llevemos la convocatoria a cada lugar de trabajo, para irrumpir con los reclamos de nuestra clase trabajadora en el escenario nacional.

También te puede interesar:

Una medida que no detuvo la pérdida de puestos de trabajo el año pasado y que ahora cubrirá aún menos.
Sobre el presunto fin de la corrida cambiaria.
Un gobierno que anda a los tumbos.
Sobre la reunión del 5 de enero en el Garrahan.
Editorial. Escribe Eduardo Salas. El gobierno entre la parálisis y la improvisación.
Las aseguradoras ya no están obligadas a receptar automáticamente las denuncias por coronavirus.