14/03/2013 | 1259

24 de marzo, a la Plaza

-Cárcel común y efectiva a los genocidas -Perpetua a Pedraza y a todos los responsables  -Basta de espionaje oficial

Las razones para marchar en este nuevo aniversario del golpe genocida son muy claras.


Las condenas a los esbirros de la dictadura se producen sólo en cuentagotas.


Sus “afectados” gozan de prisiones domiciliarias.


El aparato represivo, responsable de 30.000 desapariciones, sigue actuando.


El gobierno kirchnerista, que quiso usurpar la lucha de los derechos humanos, no ha sido ajeno a su continuidad.


Por eso, se multiplican los casos de gatillo fácil y los Luciano Arruga. Por eso, Jorge Julio López sigue sin aparecer.


Por eso, el espionaje oficial -de Aníbal Fernández a Nilda Garré- se ha convertido en política de Estado.


Pero cuando esa represión no fue posible, el trabajo sucio le fue encomendado a la burocracia sindical y sus patotas.


Así fue asesinado Mariano Ferreyra.


Así fueron heridos gravemente Elsa Rodríguez y otros compañeros.


La marcha del 24 se desarrollará a pocos días o semanas de que se conozca la sentencia por este crimen.


Vamos a la Plaza a reclamar JUSTICIA POR MARIANO, la condena a prisión perpetua para Pedraza y todos los responsables.


Vamos a la Plaza a exigir el fin del espionaje oficial.


Vamos a reclamar el desprocesamiento de todos los luchadores y la libertad de los presos de Bariloche.


Vamos a marchar en forma independiente de un gobierno que regimenta y reprime a las organizaciones obreras.


Pero con independencia, también, de una oposición tradicional que carga con las hipotecas del indulto, el punto final y la obediencia debida.


Por todo esto, vení con el Partido Obrero el próximo 24.

También te puede interesar:

Crecen subsidios a las patronales energéticas mientras se desploman jubilaciones, pensiones, obra pública y salarios.
Acto en homenaje a nuestro compañero en el barrio de Barracas.
El 20 de octubre se cumplen 11 años del crimen de nuestro compañero.
El encubrimiento a la complicidad policial y sus ataques al Partido Obrero.
Del Puente Pueyrredón a la intervención en Río Turbio.