Políticas

12/6/2008

|
1041

4 DE JUNIO | Parazo en Rosario y en Neuquén

1.500 docentes movilizados en Buenos Aires

Los docentes de Amsafé-Rosario protagonizaron una "desobligación" (abandono de las escuelas) que desde las 10 de la mañana fue un verdadero parazo. Luego se movilizaron en un número superior a los 2000 docentes al Ministerio de Educación, en reclamo de la reapertura de las paritarias, por salario igual a la canasta familiar y por el juicio y castigo a los responsables del fusilamiento de Carlos Fuentealba. Las medidas de fuerza habían sido votadas por una multitud: más de 4500 compañeros de cada una de las escuelas.

La burocracia celeste sintió duramente el impacto, y convocó de emergencia a una reunión ampliada de la dirección provincial de Amsafé. En la reunión, sectores radicales afines a la Celeste le dijeron a la burocracia yaskysta que mejor consiguieran algo, porque las bases no aguantan más la miseria salarial y "van a incendiar la provincia". En Rosario, en San Lorenzo y en muchas seccionales del interior santafesino se está incubando un nuevo paro general, ante la negativa de Binner de aumentar los salarios docentes a pesar de que reconoció que la inflación es del 4.5 por ciento mensual.

El clima de Santa Fe no es una excepción. En Buenos Aires, nueve seccionales del Suteba convocaron a una gran marcha por el salario y por el castigo a los responsables del asesinato de Fuentealba de la que participaron casi 1.500 trabajadores. La marcha se dirigió a la Casa de la Provincia de Buenos Aires y a la Casa de la Provincia de Neuquén. La masividad de la protesta obligó a los funcionarios de la Casa de la Provincia de Buenos Aires a recibirlos. En el acto frente al edificio, las directivas presentes y las minorías que las acompañaron declararon, ante el cerrado aplauso de los manifestantes, la decisión de profundizar el plan de lucha en lo que resta hasta el receso invernal y la resolución de no iniciar las clases al regreso de las vacaciones de invierno.

De la movilización también participó el sindicato Ademys, de la Ciudad de Buenos Aires.

También hubo manifestaciones el 3 de junio en Tierra del Fuego, en el marco del conflicto del Sutef con la gobernadora "progresista" del ARI, que se niega a reconocer los aumentos de hambre pactados por la burocracia celeste "por falta de fondos".

En Neuquén, en medio del inicio del juicio al policía Poblete, los docentes hicieron un paro unánime en reclamo de castigo a los responsables materiales y políticos del fusilamiento de Fuentealba. La presencia de la burocracia de la CTA (Yasky), de la Ctera (Maldonado) y de Suteba (Baradel) provocó el repudio de los docentes neuquinos. La burocracia celeste, también en esta oportunidad, hizo oídos sordos al reclamo de los compañeros de Aten de que Ctera convocara a un paro nacional el 4 de junio.

El arreglo establecido entre la dirección de la Ctera para "zafar" del no inicio de las clases se ha agotado totalmente.

La paritaria docente fue de las primeras y se produjo a fines de febrero, antes de la la disparada de los precios de la canasta alimentaria. Ya se anuncian nuevos aumentos producto de la escasez de combustibles. Con sueldos que no superan los 1.500 pesos, los docentes y la mayoría de los estatales han quedado por debajo de la línea de pobreza. La canasta familiar ya trepa por encima de los 3.200 pesos, según afirman los mismos economistas de la CTA.

Después de este contundente 4 de junio de lucha, debemos ir por asambleas en todo el país por un plan de lucha hasta obtener la reapertura de la discusión salarial en todos los gremios docentes.

Mientras los docentes están diciendo basta a los salarios de hambre, la dirección de Ctera prepara tribunales de disciplina contra los activistas del Suteba y amenazas de sanciones por "inorgánicos" a los luchadores de Rosario y San Lorenzo. Distinta fue la actitud de Ctera para con el gobierno: rápidamente una solicitada de miles de pesos dejó en claro su apoyo a Kristina frente a la pendencia con el "campo".

Pero no se puede tapar el cielo con las manos. Si el gobierno no da los aumentos, el presente plan de acción antes las vacaciones de invierno prepara el no inicio de clases después de ellas.

Los docentes están diciendo ¡Basta!

Daniel Sierra

En esta nota