13/12/2000 | 692

A Cavalllo de la devaluación

El gobierno de De la Rúa, el Chacho Alvarez y los gobernadores peronistas es una dependencia del Tesoro norteamericano y del FMI.


Los amos esgrimen como amenaza la cesación de pagos, para que De la Rúa cumpla con lo que piden los monopolios. Esto es el «blindaje»: seguir endeudando al país con el solo objetivo de engordar al capital financiero imperialista. Lo demuestra la intención de De la Rúa de vetar la restitución del 12% de los salarios.


El Cavallo de la devaluación


El «blindaje» sólo resuelve el ‘problema’ de los acreedores que le quieren seguir cobrando a un país quebrado. La recesión, mientras tanto, continúa y se profundiza. Noviembre ha sido un mes récord en materia de despidos y cierres.


De ahí es que una parte importante de los grandes capitalistas esté reclamando un cambio en la política económica: una devaluación.


Cavallo dice que es necesario ahora atar el peso a una «canasta de monedas», compuesta en un 50% por el dólar y otro 50% por el euro, aunque «luego podría sumarle pequeñas partes con las monedas brasileña y japonesa» (La Nación, 10/12). Sería el primer paso para ir creando las condiciones de una devaluación por decreto.


A partir de esta posición se entiende que «sectores empresarios nacionales y extranjeros comenzaron a golpear la puerta de De la Rúa para que decida acercarse al ex ministro» (idem).


La Cámara de los industriales de San Pablo se ha pronunciado por una devaluación del peso. The New York Times (8/12) declara abiertamente: «Con el peso sobrevaluado la Argentina no puede competir». Mientras que el conservador The Wall Street Journal afirma que a pesar de que Machinea cumple con los deberes reclamados por el FMI, «los mercados no confían en él», y que «algunos inversores han pedido que sea reemplazado por Cavallo».


El PO lo había pronósticado hace un año. En Prensa Obrera del 30 de setiembre de 1999 dijimos: «De la Rúa: Ajuste y Devaluación». Señalamos que en su programa, la Alianza se comprometía con el FMI «a completar la contrarrevolución laboral y social desarrollada por el menemismo». Pero que este «plan» estaba «condenado al fracaso» y que la Alianza «no quiere ni sabe cómo reducirlo (el déficit de cuentas externas); sólo está buscando más prestamos para financiarlo». Concluíamos: «Un gobierno aliancista nos llevaría a la cesación oficial de pagos y a la devaluación».


Evitando la huelga general


Los dirigentes de las centrales sindicales hacen lo imposible para evitar la huelga general. Hacen maniobras para no declarar lo que la realidad impone. Daer convoca a una marcha para el martes 19, Moyano a un brindis en la Nochebuena, De Gennaro apela a la movilización de mil jóvenes para hacer tareas solidarias en las barriadas. Todas medidas sin perspectiva. El gobierno aprovecha la situación para seguir con sus golpes, como el «boletazo», la entrega de las obras sociales sindicales, la anulación de la Prestación Básica (PBU) para los futuros jubilados, el aumento de la edad para el retiro jubilatorio de la mujer, el próximo aumento del agua, etc.


«El sistema previsional público… seguirá viviendo mientras haya democracia en la Argentina», dice la convocatoria a una concentración al Congreso realizada por el sindicato de Anses y la CGT moyanista, para el miércoles 13. Pero esto no es cierto. Este Congreso democrático votó la reducción de salarios de los trabajadores estatales, la reforma laboral antiobrera y una pila de leyes contra los trabajadores. Lo que va a detener la masacre fondomonetarista es la continuidad de los paros del 23 y 24, ahora con un paro activo de 72 horas.


No se trata de esperar hasta las elecciones de octubre del 2001, como sostienen los que buscan un «voto castigo»; sino de crear una salida política de la clase obrera y los explotados enfrentando ahora los planes de miseria y entrega, derrotándolos e imponiendo las reivindicaciones de las masas en lucha.


Los 150.000 piqueteros que se movilizaron el 23 y 24 deben organizarse en forma independiente. Impulsar la convocatoria a un Congreso Nacional de bases del movimiento obrero y de los desocupados. En línea con el que acaban de hacer en el Norte de Salta (ver notas en páginas centrales) o el acto clasista realizado en Mar del Plata el viernes pasado.


Los casi cinco mil compañeros que concurrieron al Picnic del Partido Obrero el domingo 10 pasado y el Plenario Clasista que se realizará en Fatpren el próximo sábado 16 indican que los luchadores obreros están trabajando para transformarse en vanguardia política, y en dirección y en alternativa de poder.


Los gobiernos que arrastran a la catástrofe deben ser echados. Tenemos que «blindar» al pueblo trabajador, uniendo políticamente sus luchas para echar a la Alianza y a los gobernadores del FMI y convocar una Asamblea Constituyente soberana donde los explotados discutamos cómo resolver la crisis nacional en nuestro beneficio.

 

También te puede interesar:

Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
El 1° de Mayo, acto del Frente de Izquierda: el gobierno, la derecha y los capitalistas nos llevan a una catástrofe social y sanitaria.
A propósito del artículo publicado en The New York Times que culpa a los pobres de la inflación
Una nueva amenaza de corrida cambiaria.