06/12/2000 | 691

Abajo el boletazo

El aumento del 15 al 30% en los pasajes de trenes, colectivos y subtes, que acaba de aplicar el gobierno, es una provocación contra los trabajadores. A pocas horas de una huelga demoledora que conmovió al país –contra las rebajas de sueldos, la brutal desocupación, los ataques a la jubilación– el gobierno de la Alianza da un nuevo golpe contra el bolsillo de los trabajadores. El aumento golpea con mayor fuerza en los sectores más humildes, que verán reducidos sus ingresos en un jornal y medio promedio.


Si dicen que la inflación es cero, ¿por qué aumentan el transporte? El gobierno aduce que, en trenes y subtes, es para financiar deudas y compromisos no cumplidos de inversión. Lo que revela la perversión de las privatizaciones. Es el dinero del pueblo el que paga las obras e inversiones y no los concesionarios que se llevan la recaudación. Entonces, ¿para qué queremos a estos parásitos chupa sangre? Que se anulen los contratos y que sean los usuarios y los trabajadores los que controlen las inversiones y el precio del boleto. Este «boletazo» está vinculado con la negociación del Presupuesto 2001 en el Congreso: descargan este gasto del Estado en los usuarios, para financiar nuevas reducciones de impuestos y subsidios al gran capital.


En el caso de los colectivos dicen que el aumento es para resarcir a las empresas por el aumento del gasoil. Pero el precio del petróleo acaba de caer 5% anteayer. El aumento en los colectivos es en beneficio de Repsol, Shell y Esso, que suben los combustibles cada vez que el petróleo aumenta y, en cambio, no los rebajan cuando disminuye. Las petroleras amasan fortunas a costa de los consumidores. ¡Que se rebaje el precio de los combustibles y no que aumente el transporte!


Estos aumentos benefician sólo a las patronales. Los trabajadores ferroviarios y de la UTA no cobran un mango de aumento y encima les encarecen el transporte. Hay que unificar la lucha de usuarios y trabajadores del transporte. ¡Aumento general de salarios del 50%! ¡Salario mínimo de 600 pesos!


Se ve que el gobierno de la Alianza no ha escarmentado con el paro de 36 horas. Ha largado el Presupuesto fondomonetarista, el ataque a las provincias, la rebaja de las jubilaciones y la privatización de las obras sociales. Y ahora el «boletazo».


Los trabajadores también debemos ir por más. Con la fuerza que demostramos el 23 y 24. Que las centrales sindicales convoquen a una huelga nacional de 72 horas para derogar toda la legislación antipopular de Machinea – De la Rúa y el FMI.


El Partido Obrero llama a todas las organizaciones obreras, a los vecinos en las barriadas, a los trabajadores y usuarios a movilizarnos activamente en conjunto hasta frenar el «boletazo».


La gran mayoría del pueblo está en contra de las medidas antiobreras que adopta el gobierno fondomonetarista.


Asamblea Constituyente para que la clase obrera y los explotados discutan la reorganización económica, social y política del país en función de sus intereses.

En esta nota

También te puede interesar:

La cifra contrasta con la recuperación de la actividad económica, lo que implica una mayor explotación y precarización.
Panorama político de la semana.
Los trabajadores renovaron el mandato de sus delegados contra las maniobras de la burocracia.
La eliminación de los subsidios del Estado implicaría un golpe directo al bolsillo de los trabajadores.
El próximo 11 de diciembre realizaremos en la provincia una gran movilización contra el pacto con el FMI.