26/08/2021

Acto de la Coordinadora Sindical Clasista en el FIT-U contra la reforma laboral

En las puertas de la Cámara de Comercio de EE.UU en el país.

A horas del mediodía se llevó adelante el acto de la Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero en el Frente de Izquierda Unidad en las puertas de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina, en repudio de la reunión del Consejo de las Américas y del Congreso por la Producción y el Salario que tuvieron lugar en el día de la fecha. Ambos eventos tienen la finalidad de profundizar la agenda que reclaman las patronales, contra los convenios colectivos y las condiciones de trabajo.

En la reunión del Consejo de las Américas participarán tanto integrantes del oficialismo como de la oposición patronal, empresarios locales y extranjeros. El Congreso, por su parte, contará con la presencia de funcionarios del gobierno nacional, cámaras empresarias argentinas y dirigentes de los gremios burocratizados, como Antonio Caló (UOM) y Ricardo Pignanelli del Smata.

Todos ellos -representantes de la clase capitalista, su personal político y la burocracia sindical- suscriben a una misma hoja de ruta: reducir el «costo» laboral en función de maximizar las ganancias de los empresarios. Esto significa barrer con los convenios colectivos de trabajo y avanzar en una mayor flexibilización. Se trata de una receta dictada por el propio FMI, donde una de las exigencias para arribar a un acuerdo es instrumentar las mentadas «reformas estructurales», entre ella la laboral.

 

Finalmente, los voceros del capital intentan instalar la idea de que barriendo con los las condiciones laborales se podrá lograr una reactivación económica. Por el contrario, la responsabilidad de la declinación en la economía la tienen las políticas parasitarias al servicio del empresariado, que promueven una fuga de capitales constante, fuente de las tendencias recesivas e inflacionarias imperantes.

A su vez, no debemos pasar por alto que las patronales experimentan un «repunte» de la actividad -luego de un fuerte retroceso durante el 2020- sobre la base de aumentar los ritmos de explotación de la fuerza de trabajo. Lo ejemplifica el caso de las petroleras, que incrementaron su producción en relación al año pasado, no obstante, utilizan dotaciones con menos personal.

 

Los actores políticos que participaron de las reuniones del día de hoy -empresarios, burócratas sindicales, miembros del gobierno- vienen impulsando un «pacto social» en los hechos contra la clase trabajadora. Esto se expresa en los niveles de desocupación, pobreza, miseria salarial y precarización laboral a los que asistimos. Es evidente que la clase capitalista se ha valido de la pandemia para avanzar en una mayor flexibilización laboral.

Frente a este intento de todo el arco político patronal de descargar la crisis nuevamente sobre las espaldas de los trabajadores, desde el Frente de Izquierda Unidad levantamos una tribuna en defensa del salario, los convenios colectivos de trabajo y la necesidad de que se abra camino una salida política que priorice las necesidades populares. No al pago de la deuda usuraria, fuera FMI.

 

 

 

También te puede interesar:

Escribe Gabriel Solano
Paga un vencimiento por casi 1.900 millones de dólares al FMI
Será de $32.000 en octubre y luego un 3% más en marzo. La línea de indigencia fue de $29.213 ¡en agosto! mientras la inflación oscila el 3% todos los meses.
El Ministerio de Economía aclaró que la reducción de subsidios energéticos será compensada con aumentos en las tarifas de luz y gas.