10/03/2016 | 1402

Adonde vayan…

“Más allá de su pasión por el golf y el interés en conocer otros lugares de la Argentina además de Buenos Aires, la visita del presidente norteamericano, Barack Obama, a Bariloche en su paso por el país responde a una clara decisión política: buscará evitar las protestas contra Estados Unidos de sectores de izquierda el 24 de Marzo, fecha en que se cumplirán 40 años del último golpe militar”, informó La Nación (4/3). Al parecer, la recomendación del embajador norteamericano, Noah Mamet, fue determinante en la decisión de Obama (ídem)


“Más allá de su pasión por el golf y el interés en conocer otros lugares de la Argentina además de Buenos Aires, la visita del presidente norteamericano, Barack Obama, a Bariloche en su paso por el país responde a una clara decisión política: buscará evitar las protestas contra Estados Unidos de sectores de izquierda el 24 de Marzo, fecha en que se cumplirán 40 años del último golpe militar”, informó La Nación (4/3). Al parecer, la recomendación del embajador norteamericano, Noah Mamet, fue determinante en la decisión de Obama (ídem).


 


Pero en Bariloche Obama ya ha cosechado los primeros repudios. El comunicado del PO de dicha ciudad denuncia que “el aterrizaje en Bariloche de un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, con agentes de la embajada de ese país, apunta a una militarización de nuestra ciudad como ocurriera con la llegada de Bush a Mar del Plata en 2005”. Y señala: “La llegada de Obama, representante máximo del imperialismo que oprime a los pueblos del mundo, sea a través de la fuerza bélica o de la expoliación financiera, merece el máximo de los repudios”.


 


Obama, go home.

También te puede interesar:

Salarios privados, públicos, cuentapropistas, trabajadores no regularizados y jubilados, todos afectados.
Endeudamiento oficialista, la foto que no sale y la interna de Juntos.
El Estado facilita el lavado de dinero de las mafias.
La evaluación del FMI del megacrédito a Argentina incrimina a todo un régimen de saqueo.
Los dichos de Macri y sus repercusiones intentan esconder la continuidad en la destrucción del empleo formal.