Políticas

13/5/2004

|
850

“Ahora se donde tengo que estar”

Con esta frase, Enrique –un adolescente del Gran Buenos Aires, de 17 años– se dirigió al auditorio de más de 80 personas que colmaban un aula de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. En ese lugar sesionó, el sábado 8, el Primer Encuentro de la Comisión de Familiares, Amigos y Compañeros de Víctimas del Gatillo Fácil y la Impunidad, una virtual Comisión de Derechos Humanos de la ANT.


Este Primer “Encuentro…” contó con la presencia del Mijd, el MTR/Cuba y el Polo Obrero, miembros de comisiones de familiares de víctimas del gatillo fácil de la Zona Norte, General Rodríguez, de la Zona Sur y de familiares que luchan contra el gatillo facil y la impunidad, entre otros, José y Mercedes –padres del “Boli”, desaparecido por la comisaría de Munro–; Vanina Kosteki –hermana de Maxi–; Oscar Ríos –papá del Nuni Ríos, asesinado por Hugo Beto Cáceres y Puyó, policías de la comisaría de Don Torcuato–, quien logró el encarcelamiento de los asesinos de su hijo; Alicia Duarte –quien está luchando por la aparición con vida de su hermano Diego, desaparecido en el Ceamse- y compañeras de Apel y Apemia.


Cuando la VI Asamblea Nacional de Trabajadores decidió participar en la movilización que organizó Blumberg a Tribunales y luego –el mismo día– se dirigió al centro del poder político nacional, quedó en claro que el movimiento piquetero volvía a tomar la posta que quería desviar la derecha vernácula.


Hoy esa posta tiene nombre y apellido: Comisión de Familiares, Amigos y Compañeros de Víctimas del Gatillo Fácil y la Impunidad.


El debate político fue extremadamente rico. El informe presentó al “gatillo fácil” como una continuidad de la política de represión del Estado y a la democracia como la continuidad política (no formal) de la dictadura. Hoy -dice el informe– la “tolerancia cero” enfrenta a un país movilizado. Nuestra lucha es contra el Estado capitalista y hoy se precisa contra el plan de “seguridad y justicia” del gobierno. Se señaló que contra los crímenes de la Triple A, de la dictadura o –más recientemente– del gobierno democrático de De la Rúa, no existió “mano dura”.


Los familiares no sólo mostraron sus desgarramientos sino además la predisposición política a la lucha sin cuartel contra el Estado burgués. En ese sentido, las enmiendas al borrador de la “Carta al Pueblo Argentino” demostraron la conciencia de clase de la naciente Comisión de Familiares, Amigos y Compañeros de Víctimas del Gatillo Fácil y la Impunidad.


La primera tarea: garantizar la masiva presencia de todos los familiares en la Marcha Piquetera del 12 de junio.


El programa votado:


1. Cárcel inmediata y perpetua para los asesinos del gatillo fácil y sus cómplices –gobernadores, intendentes, legisladores, jueces y/o fiscales.


2. Defensa de las conquistas obreras y todas las reivindicaciones populares. Aumento de salarios y trabajo genuino.


3. Defensa de las libertades públicas individuales, abajo la represión y el estado de sitio.


4. Fuera el plan de seguridad y justicia del gobierno K inspirado en la mano dura y la tolerancia cero.


5. Desprocesamiento de todos los luchadores populares.