27/04/1993 | 389

Al Mst, en las vísperas

En el último número de su periódico, el Mst convoca a Solanas, al grupo de los 8, a Chacho Alvarez y al PC, entre otros, a formar un “frente de trabajadores y de la izquierda” para las próximas elecciones, trazando un paralelo entre este frente y la “organización de los trabajadores frente a los ataques de la patronal y el gobierno”.


Nos parece que los dirigentes del Mst pecan en sus comparaciones de una falta de imaginación, o quizás de un exceso. Solanas, los 8, el Chacho y el PC han hecho las veces de rompehuelgas en las luchas obreras, no de organizadores. ¿Qué responsabilidad tuvieron si no ésa en la lucha contra la “transferencia de escuelas”, contra la “ley educativa” y contra la “jubilación privada” ? ¿No denuncia, precisamente el Mst, que los 8 se han unido a los radicales y a Rico para liquidar el sistema jubilatorio argentino y, agregamos nosotros, incluso la jubilación estatal? En lugar de sacar las conclusiones correctas de su participación en la Comisión de Consulta por el plebiscito, la cual se ha revelado como un pantano y freno de la movilización popular y como encubridora del proyecto radical-riquista-centro-izquierdista; en lugar de esto, el Mst propone transformar a la Comisión de Consulta (¿por qué excluir a los radicales?) en un frente electoral.


El otro tema es que los mencionados ya tienen un Frente, el Frente del Sur, y ya han avanzado mucho en otro, el Frente Grande. ¿Qué significa esto de propo-nerles otro frente? Es obvio que la propuesta es completamente irreal. ¿Entonces? La respuesta es que estamos ante un disimulado planteo de ingreso al Frente centroizquierdista. Se trata no solo de una capitulación sino de una estafa.


La presentación del ingreso al frente de centroizquierda como un planteo de frente de trabajadores, refleja también la posición defensiva del Mst, que todavía se siente frenado cuando se trata de proclamar abiertamente su política. La ruptura del Mas no le ha dado a la dirección del Mst la suficiente  confianza política todavía.


El Mst justifica su planteo en la necesidad de “unir”, pero se olvida de otra necesidad: delimitarse. En una lucha electoral “unirse” al centroizquierda es atarse políticamente a la burguesía; delimitarse de ella es desarrollar la posibilidad de una vanguardia obrera y de una nueva dirección. Son dos alternativas ESTRATEGICAS.

También te puede interesar:

Pronunciamientos en las legislaturas y participación en las concentraciones de solidaridad.
Ante condiciones excepcionales, una propuesta excepcional. Escribe Néstor Pitrola.
Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.