11/04/1995 | 443

Angeloz liquida el 82%

En su propia versión de la “solidaridad previsional”, el gobierno provincial ha derogado la vigencia del 82%, al decretar una quita de hasta el 7% de las jubilaciones superiores a los 400 pesos. El 90% de las jubilaciones provinciales supera esa cifra.


Al mismo tiempo, ha anunciado que aumentará el aporte previsional de los trabajadores en actividad, que en la actualidad ya es del 14,5%, ¡el mayor de cuantos se cobran en todo el país! Estas disposiciones se suman a la ya anunciada un tiempo atrás del aumento de la edad jubilatoria (de 58 a 60 años para los hombres; de 55 a 58 para las mujeres).


La rebaja de los haberes y el aumento de las retenciones es presentada como un “sacrificio” para cubrir el déficit de la Caja de Jubilaciones provincial. Pero esto es falso, porque la Caja vio reforzados sus ingresos por los aportes de los docentes nacionales transferidos y por el aumento de la edad jubilatoria. Lo que sucede es que, sencillamente, el gobierno no deposita los descuentos jubilatorios efectuados a los trabajadores. Además, el gobierno pretende que sean las Cajas –es decir, los trabajadores– los que banquen las jubilaciones de privilegio, las cuales deben ser financiadas, según la ley, por el Tesoro provincial.


El aumento de los aportes, de la edad jubilatoria y la reducción de las jubilaciones tienen por objeto, como el no pago de los haberes y los salarios provinciales — y como el mismo Angeloz reconoció–, cumplir los compromisos con la banca internacional. Pero su alcance va, todavía, mucho más allá: la destrucción de la Caja provincial es un requisito para su posterior privatización, un “negocio” en el cual Angeloz ya se ha asociado con la AFJP Claridad.

En esta nota

También te puede interesar:

La “reparación histórica” que acaba de anunciar Mauricio Macri implica el default para el 70% de la deuda acumulada con los jubilados argentinos
Cristina Kirchner felicitó a los jubilados con un "ustedes son socios de Clarín y de Brito". Los camporistas presentes interrumpieron con aplausos.