22/11/2007 | 1018

Balance de las elecciones en Mendoza

Por Corresponsal Comité Regional Mendoza del Partido Obrero

El triunfo de Jaque en la provincia expresa, de manera distorsionada, el rechazo popular al gobierno de Cobos.


¿Quién es Jaque?


Un sector de la burguesía, el minero, apostó todas sus fichas a Jaque, que en el departamento de Malargüe demostró ser un fiel agente de sus intereses. En el mismo plano, y ante la crisis energética, la burguesía nacional necesita poner en funcionamiento la mina de Sierra Pintada para la obtención de uranio, que cuando fue explotada por la Comisión Nacional de Energía Atómica dejó un desastre ambiental todavía sin remediar.


El gobierno de Jaque gana con un planteo de mano dura y haciendo alarde de sus vínculos con la Iglesia. Buscará liquidar las luchas salariales frente a la creciente inflación con el mecanismo del “pacto social”. La CGT y la CTA están siempre dispuestas a defender los intereses patronales.


La derrota de Cobos, que es la derrota del proyecto de la concertación a manos de un conjunto de colectoras pejotistas, pone de relieve la debilidad del armado kirchnerista.


Sobre los resultados electorales


Nuestro partido retrocedió a nivel provincial de poco menos de 8.000 votos en 2005 a 2.600 votos.


¿Por qué?


Por un lado, los procesos populares del último período (principalmente las asambleas y movilizaciones por la seguridad y la lucha de los estatales por el salario) no lograron expresarse políticamente independiente.


Por otro lado, operó el sistema fraudulento de las colectoras y el fenomenal despliegue de los aparatos (que incluso orientaban a sus votantes al robo y destrucción de las boletas de los rivales).


Lo que nos deja la campaña electoral


Nuestra intervención en la vida política de la provincia en los últimos años, la presencia en la mayoría de las luchas y el desarrollo partidario logrado nos permitieron realizar una campaña electoral superior a las anteriores.


Las declaraciones entregadas por decenas de miles, tanto generales como particulares (Las Heras, Luján, Salud, docentes, juventud, transporte); la agitación callejera con altoparlantes, pintadas y afiches; las reuniones y asambleas en barrios de Las Heras, Guaymallén y Capital; las charlas y debates en escuelas, facultades, ámbitos profesionales, religiosos y vecinalistas; el acto con Gabriela Arroyo y el acto en Luján, así como las decenas de apariciones en los medios ganadas a fuerza de audacia política (presentándonos a debates a los que no estábamos invitados) nos permitió llegar a amplios sectores de las masas con nuestros planteamientos políticos, advirtiendo sobre el carácter del próximo gobierno, las consecuencias de la crisis en curso y la necesidad de la organización independiente de los explotados para enfrentarlas.


Nuestra intervención en el proceso electoral nos permitió destacar un puñado de tribunos socialistas y abrir grandes posibilidades de crecimiento que debemos aprovechar: más de 50 compañeros fiscalizaron el domingo, nos ligamos a activistas municipales y barriales, iniciamos un trabajo en el transporte y la salud, afianzamos nuestra presencia política en docentes, bancarios y juventud.


Esto nos permite intervenir en el próximo período de luchas en mejores condiciones.


Manos a la obra.

En esta nota