05/04/2017

Benito Juárez: continúa la movilización contra la instalación de las termoeléctricas

En defensa del medio ambiente. Abajo el tarifazo.


Hace unos meses tras la presión ejercida por la Asamblea Ciudadana de Tandil, el Concejo Deliberante y el Intendente tuvieron que frenar la instalación de una termoeléctrica en la ciudad a escasas cuadras de su zona urbana.


 


Sin estudio de impacto ambiental, MSU Energy (empresa líder en producción agroindustrial en Sudamérica) instalaría una termoeléctrica de tecnología perimida, con un alto consumo de agua –recurso escaso en las sierras–, emisión de gases tóxicos producto de la combustión de gas y fuel oil y sin programa de tratamiento de residuos líquidos industriales.


 


Ni bien se frustró la posibilidad en Tandil, el intendente Marini (FpV) y el Concejo Deliberante del partido de Benito Juárez le abrieron las puertas a dicha “inversión” y a su instalación en Barker (beneficiando, de paso, a la familia Macri, que vende los terrenos donde se instalará). Tras el anuncio, comenzó la lucha de la Asamblea de Vecinos de Barker, que se sostiene hasta ahora.


 


Estas iniciativas responden  a un proyecto mayor que el  Ministerio de Energía puso en marcha en diciembre de 2015. Con la confirmación de la extracción de shale gas, comenzó en todo el país la construcción de Centrales Termoeléctricas, de las cuales 15 se instalarían en la provincia de Buenos Aires. Estas Centrales Termoeléctricas se están construyendo por medio de “fideicomisos” entre el capital privado y el Estado, donde el gobierno está poniendo la mayor parte del dinero atado a la resolución de las remuneraciones.


 


La producción y distribución de energía debe servir a los intereses del conjunto de los trabajadores, como ser un plan de industrialización nacional. La construcción de usinas termoeléctricas solamente debería realizarse luego de un estudio de impacto ambiental con participación (y derecho a veto) de asambleas vecinales, organizaciones de trabajadores, asambleas contra el tarifazo y organizaciones ambientalistas.


 


El camino lo marcan las asambleas vecinales de Tandil y Barker y las asambleas contra el tarifazo.


 


Por un medio ambiente saludable, en contra de los despidos y suspensiones, contra los tarifazos y por la nacionalización de los recursos naturales. 

En esta nota