30/07/2020

Berni desguaza la oficina de prensa del Ministerio de Seguridad bonaerense

23 trabajadores de prensa serían enviados a cumplir tareas en comisarías, el área sería tercerizada.

Veintitrés trabajadores de prensa que desenvolvían sus tareas en el área de comunicación del Ministerio de Seguridad bonaerense serían desplazados y enviados a cumplir funciones administrativas en distintas comisarías, según resolución ministerial bajo el comando de Sergio Berni. Son periodistas, locutores, fotógrafos y camarógrafos, con 15 años de experiencia en sus puestos, cuya reasignación fue la última medida que tomó el exjefe de Gabinete del ministerio, Mario Baudry, antes de presentar su renuncia en medio de los choques entre la cartera bonaerense y los funcionarios de Nación.

La salida de Baudry es una de las consecuencias de los misiles que se cruzaron entre las gestiones de Berni y Sabina Frederic, que tiene como telón de fondo las tensiones políticas al interior del armado oficial, en la cual el gobierno de Kicillof opera como ariete del cristinismo hacia el entorno de Alberto Fernández. A su vez, estos chispazos se producen en medio del creciente rechazo popular a la desaparición de Facundo Castro y los casos de gatillo fácil a manos de la policía de la provincia.

La decisión de avanzar en el vaciamiento de la oficina de prensa de Seguridad respondería a una política definida de Berni. El objetivo del desmantelamiento del área es contratar a una consultora privada, y casualmente Baudry se desempeña como empresario de multimedios. Propietario de Central de Noticias Argentinas S.A., que maneja una radio y varias revistas como La Tecla, armó su empresa asociado al mafioso Marcelo Blacedo -hoy preso en Uruguay con causas diversas por defraudación al fisco y lavado de dinero.

Según distintas versiones, la idea de Berni al designar a Baudry como jefe de gabinete era contar con él para comandar sus campañas mediáticas y diseñar su perfil público, en vistas a ocupar una candidatura de peso en el próximo turno electoral. La privatización del área de comunicación va de la mano con la intención de desenvolver toda una línea política a partir del “empoderamiento de la Bonaerense”. No hace falta explicar el contenido reaccionario del ángulo político con el que ha emprendido su disputa el kirchnerismo.

Desde el Sindicato de Prensa Bonaerense rechazaron la medida y denunciaron que “se trata de un avasallamiento a las condiciones de trabajo de especialistas en comunicación social con una vasta preparación (…) que llevan más de 15 años siendo el nexo entre autoridades provinciales y medios de comunicación de toda la provincia de Buenos Aires”. Concluyen además su posicionamiento público reclamando “al titular de la cartera de Seguridad, Sergio Berni, que deje sin efecto los traslados y respete las condiciones laborales (lugar de trabajo y tareas asignadas) de los profesionales afectados”.

Todo el apoyo a los trabajadores de prensa contra esta ofensiva ajustadora y privatizadora al servicio de reforzar la escalada represiva. ¡Fuera Berni!

También te puede interesar:

Familia, amigos y vecinos se movilizaron este lunes 23 a la fiscalía de Lomas de Zamora que lleva la causa.
Se reclama la investigación de los hechos y el castigo a los responsables.
A 3 meses, exigimos aparición con vida de Facundo Castro. El Estado es responsable. Fuera Berni.
Un intento de cooptación sin políticas claras para las mujeres y disidencias.
No se aisló al plantel completo, como correspondía ante el contagio de un jefe de la línea de Cajas.
Con salarios por debajo de la línea de pobreza y la paritaria congelada.