17/09/2020

Berni y Kicillof van por el control total de la Bonaerense

Pretenden absorber las policías locales, que responden a los intendentes.

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, en una nueva incursión por los medios circunscribió el motín de la Bonaerense a las policías locales, que como se sabe están bajo el control de los intendentes, y atribuyó a estos últimos la responsabilidad de fogonear los reclamos salariales. Acto seguido anunció que habrá sanciones para los policías que se manifestaron frente a la Quinta de Olivos, y que las policías locales «no van más».

La pelea en torno al control total del aparato represivo de la provincia está al rojo vivo. En este caso con los intendentes, pero es también parte de los enfrentamientos con Sabina Frederic y las fuerzas nacionales que le «disputan el territorio». Las intenciones declaradas de Berni de concentrar el accionar de los 90.000 agentes de la Bonaerense actúan como un factor de crisis hacia adentro de la coalición del Frente de Todos, en la cual se colocan Berni y «su jefe directo», el gobernador Kicillof, por un lado, y la gran mayoría de los intendentes del PJ del Conurbano, que responden a Alberto Fernández y a Sergio Massa, por el otro.

Todo el poder a la Bonaerense

El intento de Berni de eliminar las policías locales busca concentrar los recursos y el control total de la fuerza represiva en sus manos, cuando la crisis económica y social se agrava: la pelea por la vivienda y la ocupación de tierras, la lucha por el salario y los puestos de trabajo, la juventud en los barrios cada día más empobrecida. Lo que busca el ministro frente a estos choques es tener una mayor capacidad de represión -o la totalidad de la misma- para colocar a su facción como árbitro en el desmadre de la crisis económica y social.

Pero quitarle a los intendentes a la policía bajo sus mandos significa agudizar el frente de batalla en la propia coalición de gobierno. En los mismos medios, Berni afirmó que responde a las órdenes del gobernador Axel Kicillof, quien nunca pensó en separarlo de su cargo, y que no tiene trato directo con Alberto Fernández. De paso apuntó hacia los los intendentes afirmando que «gobernar es representar intereses», y que si a ellos les molesta los que él representa que se sienten y hablen. Al calor de la riña por los recursos económicos de la «seguridad» y los negocios sucios de los jefes policiales y punteros políticos, se profundiza la crisis política al interior del Frente de Todos.

El empoderamiento de las fuerzas de seguridad del tándem Berni-Kicillof no es otra cosa que darle el visto bueno a su accionar criminal: la policía está íntimamente ligada al narcotráfico, la trata de personas y una historia de represión y gatillo fácil que tiene como principales víctimas a los trabajadores y la juventud. Buscan entonces perpetuar esta asociación ilícita contra el pueblo trabajador que es la «maldita Bonaerense», a costa de garantizarle un manto de impunidad en sus crímenes.

Una salida de lucha independiente

Durante la cuarentena hubo 3 casos de desaparición forzada de personas, 113 muertes a manos de las fuerzas de seguridad y más de 200 femicidios. De fondo, la coalición que gobierna y la oposición derechista avalan el envalentonamiento de las fuerzas represivas sobre el pueblo trabajador.

Lxs trabajadores y la juventud debemos intervenir de manera independiente a las facciones en pugna. Luego del acuerdo del gobierno nacional con los bonistas, y el próximo desembarco del FMI, se recrudecerán la represión y la criminalización de las luchas. Vamos a organizarnos para enfrentar el ajuste, el gatillo fácil, la criminalización y la represión.

Hoy, con más vigencia que nunca, planteamos el fuera Berni; justicia por Facundo Astudillo Castro y todas las víctimas de fuerzas policiales; cárcel inmediata a los responsables directos y a los encubridores. Convocamos este sábado 19 al plenario antirrepresivo nacional para unificar las luchas en curso tras estos objetivos.

También te puede interesar:

Las tergiversaciones y mentiras de los canales informativos acerca de lo sucedido durante el brutal operativo represivo.
Desde el barrio San Martín denunciaron la represión y apoyaron la toma: “es gente pobre que necesita una vivienda”.
Al menos 39 pobladores y militantes de distintas organizaciones están aprehendidos. Varios heridos.
Quema de casillas y cacería de detenciones. Hubo cortes solidarios en todo el país. Mañana conferencia de prensa en Obelisco y movilización a Plaza de Mayo.
¡No al desalojo! ¡Tierra para vivir!