04/08/2008 | 893

Buenos Aires: La crisis política en la provincia

El planteo del Partido Obrero

En la segunda quincena de abril se realizarán los cuatro congresos partidarios de la provincia de Buenos Aires (Interior, Sur, Oeste, Norte). La función de estos congresos será darle un fuerte impulso a la campaña por la alternativa obrera (y a la propuesta de internas por el frente de izquierda y de los movimientos de lucha).


 


Impasse político-electoral


 


A siete meses de los comicios, no está definida la cuestión electoral, en particular debido a la crisis en el peronismo. Esta indefinición abre escenarios alternativos.


 


Kirchner quiere «plebiscitar» su gobierno, especialmente en la provincia de Buenos Aires, cuando Solá, por un lado, ha perdido la mayoría parlamentaria, y Duhalde, por el suyo, ha perdido el quórum propio en la Cámara de Diputados y los dos tercios en Senadores.


 


Mientras negocia con Kirchner y ataca a Solá, Duhalde carga contra la «transversalidad» kirchnerista por la derrota del peronismo en Santiago del Estero. El mantenimiento del pacto entre Duhalde y Kirchner es un reclamo de los capitalistas, que quieren preservar los negocios y las ganancias que ha traído la «recuperación económica». Duhalde apoya a Lavagna.


 


¿Rompe Solá?


 


«No me consta ningún acuerdo entre Kirchner y Duhalde», dice Solá. La opinión que prevalece es que Kirchner va a privilegiar su alianza con Duhalde y que utiliza a Solá como un elemento de presión. Éste ha logrado fracturar al bloque de diputados y senadores en la Legislatura bonaerense, y pretende extender esta secesión a los municipios.


 


Solá no quiere las internas, amenaza con ir por fuera del aparato justicialista bonaerense en una especie de «ley de lemas» o elección abierta como la de 2003. Quiere anticiparse a un acuerdo entre Kirchner y Duhalde. Una variante sería que el felipismo dispute sólo aquellos municipios y secciones electorales donde su peso es mayor.


 


Como parte de esta guerra de posiciones, Solá está barriendo de la administración provincial a los funcionarios no felipistas y ha anunciado una «reforma electoral» (para 2007), mientras se reúne con las fuerzas «vecinalistas» de la provincia para discutir la formación de un frente por fuera del justicialismo bonaerense.


 


El acuerdo para rescatar la deuda millonaria contraída por los Gualtieri, los Macri, los Fortabat, etc., con el Banco Provincia explica que, mientras Solá está barriendo a los funcionarios duhaldistas de la administración provincial, mantenga a Sarghini, hombre de Duhalde, al frente del Bapro. Los diputados bonaerenses votaron también el ingreso de la provincia al programa de «austeridad fiscal» (el Programa de Financiamiento Ordenado que pide el FMI).


 


La prolongación del presupuesto 2004 deja pendiente la cuestión fundamental de los superpoderes que exige Solá (cuando está en marcha la negociación por el canje de los 3.000 millones «defolteados» que tiene la provincia). Hay 21 leyes de presupuesto con facultades delegadas.


 


Atomización opositora


 


Mientras que la Stolbizer coquetea con el Encuentro de Rosario, el Comité Provincia vota junto al duhaldismo y los radicales del grupo Olavarría hacen yunta con Solá.


 


La cooptación de los intendentes radicales «disidentes» por parte de Solá ha ido en desmedro de López Murphy (quien ahora se ha aliado a los restos de la UCeDé). El anuncio de un acuerdo entre Macri y Sobisch fragmenta a la derecha y aísla a López Murphy.


 


A estas divisiones hay que sumarles la dispersión del centroizquierda. El ARI no despega y su candidata Maffei empalidece de pánico ante la posibilidad de competir contra la mujer de Kirchner. El Encuentro de Rosario está inmovilizado; los diputados del PS, Caffaro y Deza, apoyan a Solá, y la CTA está fraccionada entre su apoyo al ARI y al kirchnerismo. La presencia de la UCR en el Encuentro es una hipoteca gravosa después del derrumbe electoral del radicalismo. El PS, para poder renovar el cargo de diputado de Rivas, alienta un acuerdo con la UCR.


 


Un subproducto de esta crisis es la rebelión abierta de una parte de la juventud del PC, que denuncia al Encuentro de Rosario.


 


Situaciones explosivas


 


El Conurbano ha desplazado a Rosario como capital de la desocupación, con un 22% de desocupados y otro millón de personas con changas precarias.


 


La lucha contra la miseria salarial y contra la flexibilidad está empujando una ola de huelgas piqueteras en Coto, en Parmalat (que han hecho recular al vaciador Taselli), la resistencia salarial de los ferroviarios del Urquiza, la acción de los trabajadores del frigorífico La Foresta (que al igual que Gatic defienden la gestión obrera), las luchas y piquetes de los trabajadores del pescado en Mar del Plata, la gran lucha provincial de los médicos y de los hospitales, la seguidilla de huelgas de municipales en todas las comunas, el rechazo de los docentes a la tregua de Suteba-FEB, y el nuevo reclamo de los estatales bonaerenses por aumento de salarios, muy fuerte en los estatales del sur del Gran Buenos Aires. (Las paritarias estatales pactadas por UPCN y ATE son una farsa, porque excluyen el aumento salarial.)


 


Es necesario unificar estas luchas con un programa para todo el movimiento obrero: 1.000 pesos de básico por 8 horas de trabajo, aumento de sueldos y jubilaciones, seguro al desocupado y cobertura universal de los planes a 350 pesos, bolsa de trabajo controlada por las organizaciones de desocupados, control obrero de los lugares de trabajo y derogación de la flexibilidad laboral, efectivización de los planes que trabajan en los municipios (en éstos radica la principal fuente de superexplotación obrera de las intendencias) y de todos los precarizados.


 


Cromañón sanitario y educativo


 


Más de 7.000 médicos están en conflicto por el aumento de salarios y la defensa de los hospitales (con la lucha se ha impedido el cierre del Hospital Oncológico de Lanús). El plebiscito convocado por la Cicop dio lugar a una votación masiva por paros progresivos y la preparación de la huelga por tiempo indeterminado.


 


Hay falencias edilicias en el 90% de las escuelas del Conurbano. A las movilizaciones y medidas de las seccionales opositoras del Suteba se suman los pronunciamientos por paros progresivos y contra la tregua en los propios distritos que conduce la Celeste (seccionales clave como La Matanza). La campaña por un Congreso de Delegados de Escuela con Mandatos debe servir para organizar la lucha por los 800 pesos de básico para el cargo testigo y por todas las reivindicaciones educativas.


 


Este Cromañón es generalizado en las barriadas, envenena a la población y la priva de la vivienda. En los grandes partidos del Conurbano, como La Matanza, Esteban Echeverría y Ezeiza, unas 760.000 personas están consumiendo agua de pozo de las napas contaminadas (presuntamente con componentes radiactivos), y en toda la provincia son más de tres millones los bonaerenses que no están conectados a una red de aguas y cloacas y carecen de la infraestructura elemental. La lucha contra los megabasureros del Ceamse está provocando puebladas masivas en los municipios que han hecho retroceder a las intendencias y concejos deliberantes (la lucha se ha concentrado ahora en el municipio de Ensenada, donde los vecinos han parado a piquetazos los camiones con basura). Detrás de los megabasureros está el negocio de la basura y la tercerización de la recolección y el relleno (el grupo Roggio y otros capitalistas quieren quedarse con esta privatización para cobrar un canon de hasta 100 pesos por tonelada de basura). La lucha contra la contaminación enfrenta directamente a las masas con los negociados patronales (amparados por el Estado) y plantea la movilización por un plan de obras públicas bajo control obrero para determinar las prioridades y necesidades populares en materia de infraestructura y viviendas.


 


En La Plata, el Congreso de Deudores Hipotecarios de todo el país (con más de 500 delegados) denunció a los bancos acreedores y los intereses confiscatorios que llevaron a la ejecución de las viviendas. Los deudores denunciaron que, a pesar de que la ley bonaerense suspende los remates, las ejecuciones se siguen realizando porque la Justicia autoriza a los demandantes a llevar las causas a los juzgados de la Capital. La propia ley que «suspende» los remates por sólo 180 días y pone enormes trabas para que los deudores puedan acogerse al fondo de salvataje debe ser superada por la movilización para imponer la suspensión definitiva de los remates (las deudas usurarias han sido varias veces pagadas).


 


Por una alternativa obrera y socialista


 


El peronismo bonaerense es una conspiración de mafias financiadas por cajas negras y fondos públicos. Los bonaerenses son rehenes de una disputa que tiene paralizado el funcionamiento del Estado (Solá y Cafiero amenazan con recortar la ayuda social si no se votan los superpoderes). A las camarillas capitalistas de los Solá, los Duhalde y sus sponsors les oponemos una alternativa socialista de la clase obrera.


 


Para desenvolver esta política y construir una oposición socialista, hemos hecho llegar a las direcciones de los partidos de izquierda y movimientos de lucha la propuesta de concretar la organización de internas en la Ciudad de Buenos Aires, y con esto darle un impulso al frente de trabajadores en todo el país.