Políticas

19/4/2022

CABA: “impulso al trabajo en barrios populares” u otra forma de garantizar beneficios patronales

Sobre el proyecto de ley que envió Larreta a la Legislatura porteña.

Villa 1-11-14

Larreta envió a la Legislatura porteña una “Ley de integración productiva e impulso al trabajo en barrios populares”. Busca otorgar beneficios a las empresas que se instalen en las villas porteñas. Mientras tanto, la urbanización real y la generación de trabajo genuino siguen sin aparecer.

En medio de una situación económica que se viene agravando, como queda demostrado cada vez que aparecen los datos de la inflación, sobre todo en alimentos, y donde el movimiento de desocupados viene ganando las calles por trabajo y contra el hambre, el Ejecutivo de la ciudad presentó un proyecto de ley que busca garantizar beneficios impositivos a quienes instalen “espacios de explotación comercial” en las distintas villas de la ciudad que cuenten con normas de reurbanización, tal como expresan los 2 primeros artículos del proyecto.

La ley estipula que dichas empresas deberán anotarse en el “Registro Único de Distritos Económicos” para obtener los beneficios y permanecer en algunas de las actividades mencionadas en el proyecto por un mínimo de 5 años, pudiendo cambiar de rubro al finalizar este tiempo.

En el artículo 10 se establecen los porcentajes del monto invertido que podrán descontar de Ingresos Brutos, que van desde un 50 hasta un 80%, en concepto de pagos de alquiler, mejora o construcción de nuevos espacios comerciales. El artículo 13 plantea incluso que en caso de que el beneficio por la devolución sea mayor al impuesto a pagar, ese monto quedará a favor de la empresa hasta su agotamiento. Mientras, los trabajadores deben endeudarse cada vez más para realizar gastos comunes por tener ingresos que no les permiten llegar a fin de mes o ni pagar un alquiler. Ni que hablar de que existan créditos que permitan la compra de una vivienda frente al déficit habitacional cada vez mayor en la ciudad.

Más adelante, el proyecto menciona que las empresas deben contar en su nómina de empleados con un mínimo de 30% de trabajadores del barrio, pero que esto estará “supeditado a la disponibilidad de perfiles con experiencia en los rubros solicitados”, lo que dará lugar a arbitrariedades por parte del patrón para el cumplimiento de este requisito. Queda claro, viendo los resultados del resto de los distritos especiales aprobados en la ciudad (diseño, artes, vino, deportes), que la aprobación de este proyecto, que el día de hoy está siendo tratado en comisión, no implicará necesariamente la creación nuevos puestos de trabajo pero sí beneficios para las patronales.

La orientación del gobierno de la ciudad y del gobierno nacional en favor del pago de la deuda externa choca con la creación de puestos de trabajo, la urbanización real de los barrios, la construcción de viviendas y el desarrollo de la ciudad y el país. Ningún proyecto de ley de “integración productiva”, “economía popular” o distrito especial impulsado sobre esta base redundará en mayores beneficios para los trabajadores sino que están dirigidos a garantizar mayores ganancias a los capitalistas. Es necesaria la creación de puestos de trabajo genuino sobre la base de la industrialización y un plan de obras públicas de vivienda que solucione el déficit habitacional creciente, así como un salario igual a la canasta familiar y un seguro al desocupado en ese mismo camino.