17/09/2021

CABA: más torres, en medio de una crisis de vivienda y falta de espacios verdes

Larreta giró a la Legislatura 16 convenios urbanísticos para cambiar las normas de edificación.
Legisladora FIT-PO CABA

El lunes 13 de septiembre, cuando todavía no había culminado el recuento de votos de las elecciones PASO 2021, el Ejecutivo porteño giró a la Legislatura 16 convenios urbanísticos, firmados previamente con empresas privadas, con el fin de cambiar las normas de edificación para construir torres en altura, en al menos 9 barrios porteños.

Uno de los proyectos concentra 15 convenios creando “aéreas especiales” para facilitar la construcción en altura, por fuera de las normas de edificabilidad que rigen actualmente.

Otro de los proyectos supone un convenio para avanzar en el casco histórico, donde se encuentra un edificio de mitad del siglo XVIII, área de protección histórica, donde incluso rige un amparo judicial por el riesgo de construir este tipo de obras para el patrimonio arqueológico.

A cambio de estos convenios el gobierno recaudaría fondos, por los favores otorgados a las empresas, para otros negocios inmobiliarios en el centro porteño, readecuando oficinas y espacios para negocios y hasta “viviendas” de 18 metros cuadrados inhabitables, entre otros avances inmobiliarios.

Estos proyectos fueron presentados de forma exprés este miércoles 15, en una reunión informativa de las comisiones de planeamiento y presupuesto, y suponen un paso más en lo único que se trata en la Legislatura bajo la pandemia: las construcciones para la especulación inmobiliaria.

Crisis de vivienda y de espacios verdes

La otra cara de estos negocios es la extendida crisis de vivienda y el avance sobre las tierras públicas y verdes.

A la nula política de créditos a tasa cero para trabajadores, se suma el descontrolado aumento de precios de alquileres que afecta al 40% de la población de CABA, que se agravó bajo la pandemia, y el crecimiento de la población de las villas donde también se siente la crisis habitacional. La consecuencia es la toma de tierras, con desalojos y represiones como respuesta al drama social que se vive en todas las villas de CABA y que se calcula afecta a 400.000 personas.

Como denunciamos en las sesiones en la Legislatura desde el Frente de Izquierda, la agenda de Larreta del 2021 es reflotar la construcción de torres desde la Costanera norte y sur al conjunto de la capital, como reserva de valor del capital financiero, encareciendo el valor de la tierra para todos los barrios donde se instalen, elevando el precio de casas y alquileres, expulsando a los trabajadores y la juventud de la ciudad.

Es que justamente la paradoja que se da es que no crece la población a ritmos acelerados y hacen falta casas, sino que desde 1946, aproximadamente, la población de CABA no crece, y, sin embargo, se construyen departamentos que luego no se habitan, debido a sus precios exorbitantes en dólares. Esto no es solamente una situación local, sino que el Estado no tiene una política de construcción de viviendas para los trabajadores, que cobran salarios en pesos y que, por ejemplo, necesitarían un plan de créditos a tasa cero, entre otras medidas urgentes que se deberían tomar.

En la reunión informativa no hubo mención a los estudios de impacto ambiental, cuando más se discute el tema debido a las urgencias del cambio climático y la depredación ambiental capitalista.

Los espacios verdes que supuestamente estipulan los convenios impulsados son mínimos y recurren a la maniobra de considerar espacios “cedidos” a lugares de carácter público.

Tampoco se escuchó propuesta alternativa de los bloques del peronismo, que debido al marco electoral han tomado como bandera circunstancial la denuncia de la Costanera, pero que a través de los pactos legislativos, años tras año, han garantizado el avance sobre tierras públicas con leyes claves, como la del Distrito Joven en el 2017, que incluye Costanera norte.

Para pararle la mano a esta nueva avanzada hay que organizarse y movilizar hasta que caigan estos planes inmobiliarios, que van agravar la situación existente. Desde el Frente de Izquierda apostamos a esa perspectiva y rechazaremos dentro de la Legislatura estos proyectos.

 

También te puede interesar:

Las intervenciones de Amanda Martín, Gabriel Solano y Tati Fernández, del FIT-U, entre más de 2.500 inscriptos.
Un estudiante de primer año forma parte de la lista del Frente de Izquierda en la Ciudad.