28/05/2020

Casa de Moneda: dos casos de Covid-19 confirmados

Es necesaria una comisión de seguridad higiene para aplicación de un protocolo elaborado por los trabajadores.

En la última semana, se han confirmado dos casos positivos de coronavirus en Casa de Moneda Sociedad del Estado, más precisamente en la planta ubicada en el barrio de Retiro, a poco metros de la Villa 31 donde vive el primer trabajador contagiado. Los primeros casos fueron los del sector Tintas, mientras en Offset y Control de Calidad hubo otros cuatro casos que dieron positivo en el test rápido de sangre pero negativos en el hisopado.


Las denuncias realizadas por los trabajadores de la Casa indican una temeraria desidia patronal que, en este caso, es responsabilidad directa del gobierno nacional. Casa de Moneda se encuentra en plena producción de billetes, tanto en la exCiccone (donde se imprimen los billetes) como en la planta de Retiro (donde se numeran y se realiza la terminación de los mismos), a partir de la emisión monetaria a la que está recurriendo el gobierno para financiar el déficit.


Para ello, los trabajadores fueron empujados a retomar tempranamente las tareas, obligados a compensar los bajos salarios con jornadas de 12 horas que son pagadas con una suma de mil pesos en concepto de viático, lo cual provocó un primer reclamo para que dicha suma sea pasada al básico en función de una recomposición salarial permanente.


Este retorno al trabajo bajo la cuarentena no fue garantizado por la patronal con las condiciones de seguridad e higiene adecuadas, por el contrario, el protocolo existente es prácticamente nulo: se entregaron dos barbijos lavables y un alcohol en gel a cada trabajador y se toma la temperatura con una pistola al ingreso de la planta, lo cual se sabe que no detecta a los asintomáticos ni el desplazamiento del virus. Al interior de la planta no está garantizado un adecuado distanciamiento y tampoco se tomaron las medidas de higiene permanente que requiere el combate del virus.


Qué protocolo necesitamos en Casa de Moneda


En Casa de Moneda se ha producido un proceso de autoconvocatoria por los reclamos salariales previos a la llegada de las primeras infecciones. Ocurre que ATE, Upcn y Apeh (los sindicatos que actúan en el lugar) se encuentran condicionados por su integración al gobierno, lo que muchas veces los convierte en una extensión de Recursos Humanos. 


Sin embargo, a partir de las presiones y el rechazo de los trabajadores a concurrir al lugar de trabajo para no ser contagiados, se incrementó la presión patronal a través de aprietes que fueron repudiados. ATE se hizo eco de este malestar y presentó una nota denunciando el incumplimiento del protocolo impuesto por el propio Poder Ejecutivo desde el 19/3. Y denunciaron que la patronal decidió arbitrariamente qué trabajadores debían cumplir el aislamiento y quiénes no.


Frente a los casos positivos debe aislarse a los contagiados y a sus contactos estrechos, en todos los casos, de los últimos siete días retroactivamente, y proceder al testeo de todos los aislados. En caso de surgir casos positivos de este grupo, repetir el procedimiento: buscar los contactos estrechos de los últimos siete días, aislarlos y testearlos. Por supuesto, los contactos estrechos incluyen a las familias de los trabajadores. Fundamental: los aislamientos deben ser estrictos por catorce días. En los casos que hayan dado negativo, realizar un nuevo testeo a los siete días de aislamiento (para descartar falsos negativos) y realizar un nuevo testeo antes del alta.


Para contrarrestar la presión patronal, que es funcional a la propagación del virus entre los trabajadores, es necesario que se establezca un estricto protocolo elaborado por los trabajadores y que se designe una Comisión de Seguridad e Higiene con miembros revocables que cumpla la función de aplicar su cumplimiento. Una asamblea general de trabajadores de la Casa, sin distinción de afiliación, con distanciamiento o de manera virtual, puede impulsar este proceso.



 

En esta nota

También te puede interesar:

Que se garanticen de manera gratuita para la población trabajadora.
Aplaudido por las cámaras patronales y con el aval de la burocracia local, el gobierno de Juan Schiaretti flexibiliza el aislamiento sin destinar presupuesto sanitario.
De 23 departamentos solo 3 no están en alto riesgo sanitario.
Organicemos la lucha en todos los lugares de trabajo para frenar este atropello.