07/11/1996 | 518

Catamarca sigue y suma

Por Antonio

Tal como informamos en PO N°515, la rebelión educativa evoluciono en forma notoria, señalando el rumbo al conjunto de los trabajadores de la provin­cia. En efecto, el día 14 de octubre, después de dejar las escuelas, se efectuó una concentración de alrededor de mil docentes en la plaza principal, que se transformó en una Asamblea Abierta. Esta decidió en forma masiva profundizar el plan de lucha, que hasta entonces había consistido en paros de media jomada. A partir de ese momento se decidió la no prestación de servicios por falta de recursos, en los hechos una huelga general, por el pago completo de los sueldos de agosto, setiembre y haberes adeuda­dos de 1995 y 1996. También decidió una nueva concentración para el viernes 18. Esto se realizó por votación a mano alzada: un mar de manos en alto votó la huelga.


El 18, la concentración en la plaza fue igual de numerosa y mucho más radicalizada. No obstan­te, ya se iba completando el pago de los sueldos de agosto. En esta oportunidad, funcionando tam­bién como Asamblea Abierta, decidimos por abrumadora mayoría continuar la huelga y una nueva concentración. El método de votación fue significativamente modificado: en lugar de votar individualmente, se consideró a cada escuela un voto. Una de las ideas que sobrevolaba la Asam­blea fue lanzada y cumplida: una olla popular el 21 de octubre, en el mismo lugar. Esta olla no fue trabajada masivamente, pero el 21 casi 200 in­dignados docentes discutieron los pasos a seguir.


Paralelamente, el conjunto de los gremios pro­vinciales había lanzado el viernes anterior un plan de lucha para toda la semana que empezaba el 21. El mismo viernes fueron despedidos 54empleados del ANSES y cerrada ha delegación de Belén. También se había anunciado la privatización de Obras Sani­tarias y su previa racionalización (despidos).


En este marco, los docentes precipitaron la concreción del plan de lucha y en la olla popular se votó realizar Marcha y Asamblea Abierta (definitivamente consagradas) el viernes 23. Los demás gremios se vieron empujados a convocar para el mismo día.


Más de 2.500 trabajadores se dieron cita en la Plaza en actitud altamente combativa. Hasta los empleados del Hospital San Juan, en una medida histórica, que unía por primera vez a los profesionales y a los empleados de diversos servicios, se encontraban en quite de colaboración —huelga de brazos caídos—, ocasionando el mismo día la renuncia del director, empecinado en poner en práctica la Autogestión en ese Hospital. Ni si­quiera la presencia del ´procesista’ gobernador Castillo pudo apaciguar a los compañeros del Hospital, que mantuvieron firme la medida.


Después de la marcha, una de las más numero­sas que se recuerden en la provincia, si exceptua­mos las Marchas del Silencio, los docentes realiza­ron su asamblea, donde 28 escuelas volaron conti­nuar la huelga y una nueva asamblea el 28; siete escuelas propusieron retomar al trabajo a medida que se cobrara, con media jomada de trabajo; otras cuatro volver al trabajo, a medida que se produjera el pago, con paro de brazos caídos hasta que se cobrara todo, y sólo dos o tres escuelas volver masivamente al trabajo con media jomada de paro, pero hasta fin de año. Lo llamativo de estas postu­ras es que ninguna proponía lisa y llanamente abandonar la lucha, y esto por varias razones. En meses anteriores ha sucedido que el gobierno, que paga por montos, se queda sin dinero en mitad del esquema fijado. Otra: las deudas del 95 y del 96 no tuvieron siquiera un cronograma tentativo de pago en cuotas. Otra: sigue vigente la indignación por el robo de cinco palos en el Ministerio de Educación, cifra casi equivalente al total de la deuda del 95 y 96.


La asamblea del 28 deberá enfrentarse a la amenaza del descuento de los días de paro y a las diversas presiones y promesas gubernamentales. Por lo pronto, se ha alcanzado un grado de participación pocas veces visto, donde deberemos apuntar a fortalecer y organizar a los elementos más activos alrededor de nuestras posiciones. En eso estamos.

También te puede interesar:

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, adelantó a las patronales que no prevén renovar ambas medidas.
La ley de movilidad jubilatoria en vigencia establece una actualización trimestral de los haberes.
“Pedimos la expropiación del geriátrico El Ángel para preservar 60 puestos de trabajo”, afirmó Cintia Frencia. 
La dirección camporista del organismo desistió de la apelación contra la vicepresidenta, pero no le reconoce el mismo trato a cientos de miles de jubilados.