24/06/2005 | 905

Causa Puente Pueyrredon: La cúpula de la Bonaerense acusa a Vega

El testimonio prestado por Edgardo Rubén Beltracchi, subcoordinador general del operativo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, a cargo de la Superintendencia General de Policía de la bonaerense para el 26 de junio de 2002, exculpó de toda responsabilidad a los integrantes de la cúpula bonaerense así como a los funcionarios de gobierno.


Destacó que el jefe de la Departamental de Lomas de Zamora, a cargo de la supervisión del operativo en Avellaneda, el comisario mayor Félix Vega, en las comunicaciones que mantuvo con éste sólo recibió “… la confirmación de dos personas fallecidas y de heridos, pero no obtuve información de dónde habían sido recogidas las personas”.


Beltracchi admitió que el 26 de junio se mantuvo informado en forma constante por los “partes urgentes” o PU que se elaboran ante denuncias concretas, relatando por ejemplo la llegada de PU referidos al robo de armas, incendio del colectivo aquel 26 de junio, pero no recordando el parte que daba cuenta de las muertes acaecidas, ni del lugar donde habían ocurrido, etc.


Negó que en este tipo de operativos estuviese prevista la actuación de personal civil de la dependencia a su cargo, como también el conocimiento previo de la presencia de personal de Prefectura en el Puente, invocando que se enteró cuando siguió los acontecimientos desde comienzos de la jornada por la televisión de su despacho. Negó la coordinación del operativo por parte de la Policía de la Provincia.


Sin embargo, no pudo dejar de destacar la existencia de circunstancias especiales en este operativo, como las “manifestaciones públicas desde Nación de que no iban a dejar pasar a los manifestantes”, entendiendo que la hipótesis que se manejó por el gobierno para esa jornada y de la cual se enteró por la prensa, es que el gobierno de Duhalde impediría el corte del Puente Pueyrredón. Explicando que la orden fue “disuadir a los manifestantes” y que eso consistía en “poner bastante policía ahí”, y que “por supuesto que el Puente iba a ser cortado igual, de hecho ya lo estaban haciendo las fuerzas federales de seguridad desde la mañana”.


El funcionario policial a cargo se enteró de las consecuencias del operativo llevado adelante por la principal fuerza de seguridad interviniente, por TV; y por las fotos de Clarín recién el 28 a la tarde, cuando el mismo Genoud lo llamó por teléfono y le preguntó: “¿Viste la tapa de Clarín?”.


En conclusión, Beltracchi no sólo declaró sosteniendo la teoría gubernamental del “comisario enloquecido”, sino que además descargó responsabilidades en el jefe de la Departamental en el andamiaje argumental de la inexistencia de una actuación coordinada de represión por parte de las diferentes fuerzas; pero su propia interpretación del mensaje del gobierno pone de relieve el conocimiento de la voluntad política que signó aquella trágica jornada.

También te puede interesar:

Era servicio de inteligencia y se infiltraba en distintas movilizaciones y piquetes. Una política de espionaje y represión inherente al Estado.
Crece la lucha piquetera contra el régimen de hambre y miseria del FMI, el gobierno y la oposición patronal.
Pertenecen a Xiomara Flores y Jana Curihinca, dos de los ocho policías acusados de la desaparición y muerte del joven.