31/03/2011 | 1170

Chávez le pide la reelección a La Mella y la Darío Santillán

Al final, el sector de la izquierda no K que se movilizó a La Plata para apoyar la entrega del Premio Rodolfo Walsh a Hugo Chávez, tuvo que tragarse un acto que, de principio a fin, tuvo como propósito excluyente impulsar la reelección de Cristina Kirchner. El propio Chávez no dio lugar a dudas: «La victoria de Cristina asegurará que no haya retrocesos. Ustedes se encargarán de dirimir sus diferencias internas»; «Cristina es la mujer que la Argentina necesita ahora para seguir con el rumbo de esta nave». Chávez está preocupado por su propio destino en las elecciones de 2012: «estos años son críticos desde el punto de vista político-electoral», fundamentó.

Para La Cámpora y el Movimiento Evita, el mensaje fue claro. ¿Lo fue también para la Darío Santillán o La Mella, que saludaron entusiastamente la presencia de Chávez y el premio que le adjudicaban? Chávez les dijo con toda claridad que tienen que sumarse al ‘proyecto’. ¿Entendieron el mensaje? Si no se definen rápido deberán resignarse al ocaso; si lo hacen por el gobierno, también.

Chávez no se guardó nada: saludó a Dilma Rousseff, que acaba de cabildear con Obama y no votó contra la resolución de la ONU que impulsa la intervención de la Otan en Libia, y salió de nuevo en defensa del agente de negocios petroleros Gaddafi.

La Darío Santillán y la Mella no están con CFK, ni con Dilma ni con Gaddafi, pero sí están con Chávez, que plantea como inexcusable la reelección argentina -«en estos años críticos». O apoyan la reelección del gobierno que paga la deuda, apoya a los monopolios mineros, subsidia a la clase capitalista y transa con la burocracia patoteril, o contribuyen a luchar por una alternativa independiente de la clase obrera.

También te puede interesar: