20/03/2018

Coimas en Caballito, otro escándalo de la Policía de la Ciudad macrista

El día miércoles se produjo la detención del Comisario Sergio Stodulski y el oficial mayor Ricardo Mesa, acusados de cobrar coimas a comerciantes durante su estadía al frente de la comisaría 13 de Caballito.


El comisario coimero Stodulski había sido acusado en diciembre por la Defensoría del Pueblo por negarse a brindar atención médica a uno de los detenidos durante las manifestaciones contra la reforma previsional (Página, 15/3).


Estamos ante un caso más en la larga saga de descomposición del aparato represivo. Según el mapa del delito presentado por el gobierno porteño, que reporta las estadísticas de las comisarías, Caballito es una de las “zonas calientes”. Arrebatos, y robos en domicilios particulares y comercios configuran una zona liberada en las inmediaciones de Parque Rivadavia y Av. La Plata que no podría operar sin la complicidad policial. Del mismo modo, la zona norte del barrio y su límite con Flores registra, según datos oficiales, bandas ligadas al narcotráfico. Organizaciones barriales han denunciado, en reiteradas ocasiones, la presencia de talleres clandestinos, prostíbulos y desarmaderos que operan a plena luz del día y que no podrían seguir en pie sin la venia de la policía, la justicia y el Estado.


Las coimas policiales en Caballito se suman al escándalo del primer jefe de la institución, José Potocar, y al reemplazo de 51 de los 54 jefes policiales. La Policía de la Ciudad tan declamada por los macristas lleva el ADN corrompido de la vieja Federal.

En esta nota

También te puede interesar:

En un bandazo, el presidente yanqui decretó varias de las propuestas parlamentarias de la oposición demócrata
A propósito de una nueva detención de un jefe policial por su complicidad con el narcotráfico.
Una escalada represiva de los gobiernos de Axel Kicillof y el intendente de San Martín, Fernando Moreira.