Políticas

11/4/2022

Comenzó el paro de transportistas de granos

Disputa por las ganancias de cada eslabón de la cadena de los agronegocios.

Paro por la escasez de gasoil y reclamo de actualización de tarifas

La Federación de Transportistas Argentinos (Fetra) inició un paro nacional por la escasez de gasoil y reclamando la actualización en las tarifas del sector. De esta manera volverá la presencia de camiones al costado de las rutas y una medida de fuerza por tiempo indeterminado. El reclamo de los transportistas seguiría trasladando a los artículos de primera necesidad los mayores costos logísticos.

La mencionada entidad tiene un alcance nacional con delegaciones en Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Entre Ríos, Chaco, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, entre otras provincias.  Según comunicó Fetra habrá cortes, y manifestaciones en cruces de rutas, plantas de acopios y puertos de granos.

Cabe recordar que la semana pasada se registraron cortes de ruta con epicentro en el sur de Córdoba. La mencionada protesta había sido impulsada por la Federación Cordobesa de Transporte Automotor (Fecotac). Los cortes se levantaron tras acordar una redistribución de volúmenes de combustibles para alcanzar a 700 camiones, junto a la creación de una “mesa de trabajo”.

En ese marco, Fecotac comunicó que no acompaña el paro, quedando a la espera de una solución a través de la mencionada mesa, integrada por quienes gobiernan y empresarios de las empresas de combustibles, del agro, y la federación de transportistas. En tanto que en un comunicado de la Confederación Argentina del Transporte Automotor de Cargas (Catac) afirmó que “no adhiere bajo ningún punto de vista al paro de transporte convocado unilatermante por Fetra”.

El paro había sido comunicado por Fetra al menos con una semana de anticipación, pero terminó concretándose al no darle una salida a crisis provocada por la suba de costos y escasez de combustibles, entre otras demandas de la mencionada entidad, como la “falta de reglamentación de la cláusula gatillo”.

Así las cosas, la protesta podría extenderse “hasta lograr respuesta”. El gobierno nacional, tras negar el desabastecimiento, anunció que Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) aumentó la producción de gasoil. En ese sentido, en la primera semana del mes se habrían entregado “casi 8 millones de litros”, un volumen que representa un 30 % más que el año pasado, según publicó El Cronista.

Esto cuando cuando la crisis energética internacional azuzada por la guerra en Ucrania repercute en una disparada de los precios del crudo, que importa YPF para cubrir la demanda de sus refinerías (mientras las compañías que extraen petróleo en el país exportan para aprovechar los altos precios). La importación de unos 250 millones de litros de gasoil va a empujar los precios de los combustibles, en el momento en que hay en curso un récord de exportaciones de granos, en manos de un puñado de grandes empresas. Por supuesto que todo esto repercutirá en la cadena de valor de la producción, que buscarán trasladar a los precios de los alimentos, afectando los bolsillos de las familias trabajadoras.

Hay una disputa por las ganancias de cada eslabón de la cadena de los agronegocios en perjuicio de las economías domésticas, por eso es que la clase obrera debe intervenir en la crisis con un programa propio. En ese sentido, es necesario la apertura de los libros de las empresas para que el pueblo sepa cuáles son los verdaderos costos, junto a la nacionalización del comercio exterior.