11/01/2021
EXPORTACIÓN MAÍZ

Conflicto con el campo: el gobierno recula pero el paro se mantiene

Levantan el bloqueo a las exportaciones pero solo permiten liquidar 30.000 toneladas de maíz diarias.

El conflicto entre el gobierno nacional y el campo por la liquidación de las exportaciones ha sumado un nuevo episodio desde entrado este lunes 11, cuando comenzó el cese de comercialización de granos dispuesto por la Mesa de Enlace –con excepción de Coninagro-, incluso tras la oferta oficial que habilitaría la exportaciones de maíz a razón de 30.000 toneladas por día. Tras la contienda entre ambos sectores se esconde una pelea por el ingreso de divisas, de un lado, y una mayor devaluación, del otro.

El cese de comercialización de granos por 72 horas había sido anunciado por la Federación Agraria Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas y la Sociedad Rural Argentina en represalia a la medida del gobierno que bloqueaba las exportaciones del excedente de la cosecha 2019/20 de maíz –según fuentes oficiales, unas 4,27 millones de toneladas-, con el supuesto propósito de garantizar el abastecimiento del mercado interno en pleno alza de los precios internacionales de los granos.

Se advertía desde temprano que la iniciativa del gobierno escondía segundas intenciones y que más bien iba dirigida a presionar a los sectores agroexportadores para que liquidaran el conjunto de las cosecha de granos, retenida sobre la base de especular con una mayor devaluación, e ingresaran las divisas correspondientes para auxiliar la golpeada economía nacional.

Durante las primeras horas del día y luego de comenzado el cese de comercialización, desde el gobierno nacional anunciaron haber arribado a un acuerdo con el Consejo Agroindustrial Argentino –que nuclea a distintos sectores patronales del agro, entre ellos Maizar (productores de maíz)- para levantar el bloqueo dispuesto a cambio de implementar un cupo a las exportaciones diarias de maíz de unas 30.000 toneladas diarias, hasta empalmar con la cosecha 2020/21.

Desde las patronales del agro siguen considerando la medida insuficiente, ya que de mantenerse la disposición hasta el mes de marzo solo se podría exportar unas 1,5 millones de toneladas de maíz. Mientras el gobierno afirma que el excedente es de 4,27 millones de toneladas, desde la Mesa de Enlace señalan que se trataría de una 10 millones de toneladas de un total de 51,5 millones del ciclo 2019/20.

En la antesala del cese, se han realizado distintas asambleas de productores en lugares como Bell Ville, Pergamino, Jesús María, Amstrong, Las Breñas en el Chaco y Crespo, en donde los planteos afloran más nítidamente. Allí se alzan las quejas contra las “intervenciones” del gobierno y resuena la denuncia del desdoblamiento cambiario –brecha entre el dólar oficial y el blue-, exigiendo una devaluación.

El gobierno ha salido a meter presión para obtener algo de oxígeno cuando tiene por delante las negociaciones con el FMI y una economía paralizada, en medio de una segunda ola de la pandemia que ya requiere de nuevas medidas económicas y de recursos. También se suma las negociaciones de deuda de las provincias, varias de las que ya se encuentran o encontraran en cesación de pagos.

Desde las patronales del campo, a su tiempo, buscan de hacerse de un negocio fabuloso en tiempos de suba internacional e los precios de los granos, pero “limitados” por la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el paralelo. Su demanda de una mayor devaluación es a costa de los intereses de los trabajadores.

La nacionalización del comercio exterior y el no pago de la deuda externa son medidas necesarias para poner los recursos a disposición n de las tareas económicas y sanitarias que precisamos los trabajadores para esta etapa.

En esta nota