21/07/2005 | 909

Continúan las tomas de tierra en El Bolsón

El sábado 18/6, alrededor de las 6 horas, un grupo de 21 familias de jóvenes trabajadores del Barrio Obrero decidieron ocupar un predio donde hoy levantan sus casillas. A raíz de la falta de respuestas a sus reclamos, y hartos de promesas incumplidas por parte del Municipio en sus campañas.


Ante la necesidad urgente de viviendas, pues la mayoría viven en pequeños predios, hacinados, junto con sus padres, sin otra opción, decidieron tomar estas tierras abandonadas por más de cuarenta años.


Este hecho movilizó a buena parte de la población, opinando tanto a favor como en contra de las “tomas de tierras”, así como también la aparición de supuestos propietarios con títulos dudosos (algunos cuyo objetivo es la especulación inmobiliaria).


Históricamente, ante los reclamos, el Municipio respondió “que había tierras para entregar, pagando una cuota social”, cosa que hasta la fecha no ha ocurrido.


Hoy se sabe que hay tierras para los grandes negociados inmobiliarios: Lewis, Pratt, y canje de la deuda municipal por 82 terrenos en un barrio residencial a favor de Supermercados El Chaqueño; que son moneda corriente en este pueblo; pero no hay tierras para la gente de los barrios, que somos obligados a vivir en la costa del río, en condiciones de precariedad, con el riesgo que esto significa para nuestras familias.


Esta es la razón, entre muchas otras, por la cual llevamos adelante las tomas de tierras.


Estamos convencidas de que, así como no es la primera toma, tampoco será la última.


No hay tierras para los trabajadores, sí hay tierras para los grandes inversores. Esta problemática se viene repitiendo en todo el país.


Exigimos tierra y planes de viviendas para todos, subsidiados por el Estado, y bajo control obrero.

También te puede interesar:

Luego de que la Justicia ordenara quitar el tendido eléctrico colocado por los habitantes.
Los anuncios del gobierno van por detrás de una demanda habitacional que crece exponencialmente.
El domingo se realizó una nueva asamblea y se elaboró una carta y un proyecto para el municipio.
Desde una Patagonia usurpada por los Lewis y los Benetton, hizo un planteo facistizante.