12/12/2019

Córdoba: el Frente de Izquierda presentó un proyecto para prohibir despidos y suspensiones

Por Soledad Díaz García Legisladora Frente de Izquierda

En la primera sesión ordinaria después de asumir su banca como legisladora provincial del Frente de Izquierda en Córdoba, realizada este miércoles 11, Soledad Díaz García presentó un proyecto de declaración de emergencia laboral para prohibir despidos y suspensiones en la provincia.


La iniciativa, que busca ponerle un freno a una de las situaciones más gravosas para los trabajadores –la incesante pérdida de puestos de trabajo en los últimos años, como consecuencia de la crisis capitalista- fue puesta a consideración en el recinto, donde los bloques mayoritarios del PJ provincial del gobernador Juan Schiaretti, el kirchnerismo y Cambiemos negaron su tratamiento sobre tablas, devolviéndolo a comisiones.


La banca del Frente de Izquierda insistió el tratamiento, denunciando de forma detallada los despidos y los nuevos anuncios de suspensiones con reducción de salarios a cientos de trabajadores en las principales terminales de la industria automotriz. Además, puso en evidencia que estos parates y cierres en Iveco, Fiat y Renault afectarán a una masa crítica de 1.500 puestos de trabajo en las autopartistas que dependen indirectamente de la industria metalmecánica, que por el convenio colectivo de la UOM no pueden suspender la actividad, procediendo directamente a la desvinculación de sus trabajadores. La fábrica MWM, que produce motores diesel, recientemente ha cerrado sus puertas en la localidad de Jesús María dejando en la calle a más de 100 familias.



La presentación del proyecto tuvo lugar al día siguiente de la asunción de su nuevo mandato por parte de Schiaretti, que en su discurso no mencionó una sola palabra sobre la situación de esta industria, con alta implicancia en la economía provincial. Por el contrario, la política de todo su gobierno ha sido la de los premios y beneficios a las metalmecánicas que hoy despiden y suspenden.


Desde la banca denunciamos también la situación del resto de las industrias, como es el caso de Molinos José Minetti, cuya patronal ha procedido a un vaciamiento fraudulento con la complicidad del Ministerio de Trabajo de la provincia y la burocracia sindical, y pretende desvincular ilegalmente a sus 150 trabajadores.


A las puertas de un proceso de recesión internacional, la situación de la industria cordobesa es el reflejo de las políticas a favor de la especulación financiera y la fuga de capitales que tanto el gobierno nacional como provincial han garantizado.


Por otro lado, en una provincia donde la deuda en dólares alcanza casi el 90% del presupuesto, desde el gobierno provincial han comenzado a hablar de déficit de la recaudación fiscal y de descentralización del Estado, con el objetivo de trasladar los efectos de la crisis a las espaldas de los trabajadores mediante paritarias a la baja y planes de recorte presupuestario.


En este escenario de brutal ajuste, el proyecto presentado plantea el pase planta permanente de los trabajadores precarizados e informales, tanto del sector privado como del público, donde abunda la vulnerabilidad laboral. En ese sentido, planteamos la nulidad absoluta de los contratos basura, monotributos, becarios y pasantes, que son los primeros en sufrir los embates de los recortes y ajustes en el sector público.


La iniciativa legislativa busca abrir un proceso de deliberación con la clase obrera, señalando que la crisis reclama la intervención urgente de los trabajadores, con un programa de salida independiente de las recetas del FMI con el que están comprometidos todos los gobiernos. Una salida en función de las mayorías trabajadoras plantea en primer lugar romper con el Fondo, desconocer el pago de la deuda externa fraudulenta y usuraria, y destinar el ahorro nacional a un plan de industrialización sobre nuevas bases sociales.


Para ello, es necesario comenzar por defender los puestos de trabajo, los salarios y las jubilaciones. En el proyecto planteamos la emergencia laboral, la prohibición de despidos y suspensiones, la expropiación sin indemnización de toda fábrica que cierre o despida, y el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario. Asimismo, el pase a planta permanente retroactiva y la nulidad de toda forma de contrato precario en el sector público y privado.


En definitiva, con este proyecto contribuimos a un debate con el conjunto de los trabajadores y sus organizaciones, para establecer un programa independiente y un plan de lucha hasta conquistar estas reivindicaciones urgentes.

También te puede interesar:

La empresa de envíos cesanteó a tres empleados, entre ellos dos delegados sindicales.
Cumplía funciones presenciales siendo grupo de riesgo.
Las resoluciones abren una perspectiva en un escenario de crisis y ajuste
La asamblea NiUnaMenos sigue en la calle porque el aborto legal de no puede esperar más.