29/05/2008 | 1039

Cospelazo, crisis y represión

En febrero, el intendente Giacomino fracasó en su intento de llevar el precio del transporte urbano de pasajeros a 1,60 pesos; un aumento del 34%. Finalmente, el 23 de mayo, logró hacer votar en el Concejo Deliberante un aumento del 25% que colocó el valor del boleto en 1,50 pesos. Luego de una bochornosa sesión, se descargó una brutal represión sobre los que habíamos ido a reclamar contra el aumento.

El intendente de la Fetap
Entretanto, la Municipalidad había otorgado un subsidio de más de 8 millones de pesos mensuales a las dos empresas que manejan el transporte público en Córdoba. Pero Giacomino se encontró con que los concejales oficialistas que no lo acompañarían en llevar el boleto a 1,60 pesos eran más de uno. Sin embargo, poco después los díscolos del oficialismo acordaron votar un aumento del 25%. La diferencia de diez centavos por boleto será atendida con un nuevo subsidio de 17 millones de pesos al año a los empresarios.
La sesión, trasladada a la legislatura por "razones de seguridad", fue un verdadero bochorno (con centenares de guardias de infantería rodeando cuatro cuadras a la redonda del recinto): los concejales oficialistas cerraron la lista de oradores impidiendo el debate y tampoco se permitió el ingreso de observadores de las distintas organizaciones que manifestaban cerca del recinto.
Finalizada la votación, se descargó una violenta represión que terminó con cuatro detenidos, tres de los cuales estuvieron en calidad de secuestrados durante varias horas y fueron duramente golpeados al momento de la detención y luego torturados en las dependencias policiales.

Entregan el presupuesto municipal
El gobierno municipal de Córdoba le acaba de asegurar a las empresas de transporte una rentabilidad anual de más de 10 millones de pesos, 17 millones para renovación de flota y otros 17 millones para mantenimiento de costos. Pero esto no es todo: el Concejo Deliberante acaba de aprobarle a Giacomino el nuevo pliego de llamado a licitación para el servicio de higiene urbana, que le costará al municipio 300 millones de pesos al año, ¡el 30% del presupuesto municipal! Es decir que, con los subsidios al transporte y el negociado de la basura, el gobierno ha hipotecado la mitad del presupuesto municipal. Giacomino ha declarado que no podrá hacer frente al reclamo salarial de los trabajadores municipales, que ya han decretado un paro para el 29 de mayo.
Las posibilidades de una crisis en la municipalidad de Córdoba son cada vez mayores. Saquemos las conclusiones necesarias y pongamos en pie una alternativa popular, obrera y socialista para los vecinos de Córdoba.

Manuel D’Alessandro

En esta nota

También te puede interesar: