21/06/2001 | 711

Créditos que son como una topadora

En las manzanas 100 y 101 de la zona 5 de la traza de la ex AU3 (Villa Urquiza-Belgrano), están dando los primeros pasos para avanzar en el negociado inmobiliario montado sobre la base de la expulsión de los vecinos que allí viven desde hace 20 años.


Los habitantes de esas manzanas han debido adherirse al programa de «Recuperación Urbana», de créditos hipotecarios, cuyo monto hace imposible comprar una casa que cubra las necesidades habitacionales de las familias, sin saber siquiera el plazo en el que aparecerá la plata. A pesar de los aprietes cotidianos de los innumerables funcionarios a sueldo para que los vecinos «apuren el trámite», la gran mayoría de los créditos está paralizada. El gran problema es que el programa contempla sólo seis meses de desocupación para justificar, eventualmente, el no pago de una cuota del crédito. Si no se paga, se pierde la casa y la plata puesta hasta ese momento. Nadie quiere poner la cabeza en la boca de este lobo.


En reuniones abiertas organizadas por el Partido Obrero del barrio, se ha planteado la necesidad de incorporar una cantidad de cuestiones para alcanzar la solución habitacional. Reclamamos que los créditos otorgados sean a tasa 0, que las cuotas no superen el 15% del ingreso familiar y que sean suspendidas en caso de desocupación, hasta tanto se resuelva la falta de trabajo. La suma necesaria para alcanzar la solución habitacional del grupo familiar *tanto para las opciones 1 y 3, como para la 4* debe ser otorgada como subsidio no reintegrable. Para la opción 2 (que no existe para la zona 5), la prioridad de compra debe ser dada a los beneficiarios que actualmente habitan las viviendas. El valor de compra debe ser establecido mediante tasación fiscal, y la compra hacerse con escrituración inmediata.


Se ha comenzado a organizar una comisión de desocupados del barrio, entendiendo que sin trabajo no hay vivienda posible. En la tarea de empadronamiento casa por casa, hemos registrado un promedio de un desocupado por vivienda. La opción 4 se va agrandando día a día. Reclamamos el reparto de las horas de trabajo y el subsidio al desocupado.

También te puede interesar:

Redoblemos la movilización popular para derrotar los negociados de la especulación inmobiliaria.
Amenazas con armas de fuego, abuso sexual y renuncia de su defensor.
El Municipio como agente de la especulación inmobiliaria.
Los colegios de corredores mantienen una guerra con la firma Remax y sus franquicias precarizadas.
Los legisladores del PO-FITU, Gabriel Solano y Amanda Martín, se pronunciaron en contra de aprobar estos proyectos exprés en la Legislatura.