04/12/1997 | 567

Crisis del gobierno aliancista y triunfo popular

No han pasado dos meses desde que asumió el gobierno radical-frepasista en la comuna de Cutral Co y ya se ha reabierto el choque entre los intereses de la institución comunal (léase, de la gestión capitalista del municipio) y los intereses de los trabajadores.


El intendente Benítez, de la UCR, acaba de declarar la «emergencia económico-financiera», para poner en marcha la tercerización de áreas municipales (matadero, la radio, el aeropuerto, la terminal de ómnibus, la limpieza de calles y espacios públicos, etc.), o sea la concesión de gran parte de las tareas que actualmente realizan trabajadores municipales. Como complemento, la «emergencia» faculta al ejecutivo a trasladar al trabajador a cualquier repartición o ente del municipio y a forzar la jubilación anticipada de otros.


Como la comuna no cumplió con la reincorporación de trabajadores de los planes ‘Trabajar’, muchos de ellos han quedado sin cobrar desde el 1º de noviembre.


Conocida la ‘emergencia’, los trabajadores municipales realizaron una asamblea, exigiendo la presencia del concejal Arens (UCR), a cargo de la intendencia por ausencia de Benítez, y también la presencia de Ríoseco (Frepaso, secretario de gobierno municipal).


Ríoseco manifestó que él no firmó la ‘emergencia’ y que no está de acuerdo con las privatizaciones. De cualquier forma, Ríoseco se preocupó en dejar claro que quiere un «consenso entre las partes» (Río Negro, 29/11).


Los trabajadores consiguieron que se retire el proyecto del Concejo Deliberante, que el intendente interino pidió por nota. Pero los concejales (UCR, MPN y PJ) querían demorar el asunto al lunes 1º, lo que provocó cortes de calle con quema de cubiertas.


Se logró que el Concejo aprobara en sesión extraordinaria la devolución del proyecto al Ejecutivo municipal.


Los trabajadores se impusieron sobre la gestión capitalista del Estado, que acaba de sufrir en Cutral Co una nueva derrota.


Pero Benítez dijo desde Buenos Aires que «la ordenanza es necesaria para funcionar, por lo que pedirá al Ejecutivo que sea modificada y remitida nuevamente al Concejo Deliberante» (Río Negro, 29/11).


En cuanto a la diferencia señalada por Ríoseco, advirtió que «deberá hablarlo si lo que se quiere es seguir un proyecto en común». Con esto se abre una fractura en el gobierno.


Ríoseco está en una disyuntiva, porque los trabajadores no quieren quita de conquistas ni privatizaciones.


En el balance del resultado electoral en Cutral Co (PO Nº 559), dijimos: «La oposición burguesa ha ganado esta elección, no el apoyo de las masas. Cuando la paciencia que reclama Benítez choque con la perentoriedad de sus votantes, saldrá a la luz la precariedad de este resultado».


La situación en la zona vuelve a complicarse. Los diarios informan que definitivamente no se presentaron oferentes para construir la planta de fertilizantes en Cutral Co, y que el proyecto de hacerla en Arroyito (con trabajadores de Cutral Co y Plaza Huincul) también ha quedado en la nada. Sólo está en pie un proyecto de YPF de hacer una planta de metanol, que exige la entrega de un millón de metros cúbicos de gas a precio promocional, la entrega de los terrenos y eximición impositiva, es decir, subsidiada por el Estado. Pero como ya lo dijimos en la campaña electoral, dicha planta crea trabajo estable para apenas un puñado de personas con mucho nivel técnico, es decir, ni por asomo significa abrir un proceso de industrialización que genere un aumento de la ocupación en la zona.


La utilización de El Mangrullo (el yacimiento cedido a los municipios locales) está muy verde, y la integración del cuerpo que debe administrarlo está trabada por luchas internas entre distintos sectores, para ver quién se queda con la tajada.


En síntesis, si ayer sobrevoló a Cutral Co el aire de otra pueblada, ello se debe al abismo que hay entre los gobiernos y las necesidades de las masas.

También te puede interesar:

A propósito de las declaraciones del exministro de Salud de Macri.
El rescate de la privatización con los fondos públicos, para empresarios amigos.
Un avance contra las libertades democráticas y el uso de los espacios públicos.
Es lo pagado por las Leliq y Pases, lo que supera holgadamente el presupuesto de Desarrollo Social y lo gastado en el IFE, sumados.
Todos los años, durante el verano, las familias rivadavienses sufren por la falta de este servicio esencial.