12/07/2001 | 713

Cuadro de situación, a 17 días de iniciado «el aguante»

Al día de hoy se mantienen firmes los compañeros de la UTD y la Coordinadora Departamental en la plaza, exigiendo que se libere a los compañeros Barraza, Raineri y Gil, que se levante la orden de captura contra otros once compañeros y se anulen los procesamientos. La Gendarmería no ha podido volver a las calles de Mosconi, pero conserva un control militar estricto en la ruta 34 y en los accesos al pueblo. El apoyo popular a los piqueteros no retrocede a pesar de la presión represiva y de las distintas maniobras que se hacen para quebrarlos.


Desde el lunes, el juez Cornejo ha agravado las acusaciones contra los once compañeros con captura; ahora se los acusa, además de sedición y corte de rutas, de «asociación ilícita», y en el caso particular de «Pepino» Fernández y «Piquete» Ruiz se los acusa de «organizadores». Se trata de delitos no excarcelables, exactamente la figura que se le está aplicando a Menem por contrabando de armas.


La verdad es que, como se denunció en una declaración del Polo Obrero distribuida en la asamblea departamental del miércoles 4 (ver resoluciones), fueron Menem, Cavallo y Cía. los que desde el gobierno vendieron YPF a 10.000 millones menos de su valor real; luego, los negociados IBM-Banco Nación, las privatizaciones efectuadas con dinero lavado por intermedio del Citibank o de la Sepi española con Aerolíneas Argentinas… «No somos nosotros sino ellos la ‘asociación ilícita’ que ha entregado hasta el último ladrillo de una nación construida por los trabajadores».


Por otro lado, Romero armó una visita con su gabinete en pleno con el propósito de aislar a los piqueteros, con quienes anunció que no iba a negociar. La visita fracasó en Mosconi, en donde ni siquiera la Cámara de Comercio aceptó reunirse con él. Apenas una reunión con sus punteros y un par de directoras de escuela a las que fue a buscar la policía a sus domicilios… «La única representación popular es la de los piqueteros», dijimos en nuestra prensa. Esto se confirmó aquí ya que todos los sectores acompañaron el reclamo de que cualquier negociación debe ser precedida de las libertades y el cese de las persecuciones.


Romero no habría podido reunirse con los piqueteros no porque se traten de una «banda armada» como el gobierno acusa, sino porque las propuestas que anunció pomposamente para el pueblo habrían sido rechazadas de plano por los compañeros.


Mientras los piqueteros reclaman 2,50 la hora y la reparación histórica del departamento mediante un fondo hidrocarburífero que permita industrializar la zona y crear trabajo genuino, Romero vino a anunciar que se iniciarán algunas obras que ya estaban incluidas en las actas-acuerdo que el gobierno ha incumplido luego de los cortes de los últimos años. El broche de oro de la propuesta romerista es el impulso al plan «pan casero», que consiste en la distribución de harina para que las amas de casa hagan su propio pan… ¡Todo esto en el territorio de la segunda cuenca gasífera de la Argentina!


 


Si el piquetero es oficialista es un buen muchacho; si no, es un delincuente…


Al tiempo que atacaba sin piedad a los compañeros de la Coordinadora Departamental y la UTD de Mosconi, Romero y sus hombres fueron garantizando la impunidad a dirigentes de las comisiones de desocupados oficialistas de Tartagal o de Embarcación que, luego de declarar, fueron quedando en libertad a la misma velocidad con que pasaban a convertirse en alcahuetes del juez y de la policía (seguramente, también en futuros candidatos en los sublemas oficiales). Lo que separa a Romero de los compañeros de la «Plaza del Aguante» es un abismo de clase, no son las armas ni la violencia, en la medida en que hasta ahora Romero no ha podido subordinar a estos compañeros a su política antiobrera y entreguista se han convenido en su principal oposición política a escala provincial.


 


El desafío es extender la lucha


Mientras la política de Romero va de la represión a fondo de este movimiento a la coptación política de sus dirigentes, en el gobierno nacional parece haber dos líneas: la de Cafiero y Martínez, partidarios de un acuerdo con la UTD (que en lo posible acote la represión sólo a los militantes del PO), y la del Ministerio del Interior, más aliado a Romero y su política de mano dura.


El desafío ahora es evitar el aislamiento y el desgaste de esta heroica lucha. En esta dirección, la Asamblea Departamental ha aprobado la convocatoria a un paro departamental para el miércoles 11. Este paro debe ser preparado por asambleas en los lugares de trabajo y con la incorporación de los reclamos de todos los trabajadores. La juventud estudiantil de Mosconi, que viene jugando un papel fundamental en el «aguante», prepara un nuevo festival solidario y la extensión de su organización a los estudiantes de todo el departamento.


 


Resoluciones de la Asamblea Departamental del 4 de julio


1. Ratificar la realización de un Congreso Nacional de trabajadores ocupados y desocupados el día 9 de julio en la plaza de Mosconi.


2. Llamar a todos los sectores a fortalecer la Plaza del Aguante en esta localidad.


3. Constituir un Fondo para financiar esta lucha bajo control de una comisión que eligió la asamblea.


4. Convocar a un paro general en el departamento para el próximo miércoles 11, preparado con asambleas por cada lugar de trabajo.

También te puede interesar:

Importante pronunciamiento contra la criminalización de la protesta social y el ataque a los luchadores/as
Un triunfo del activismo y los trabajadores contra la regimentación de la protesta.
El gobernador amenazó a una docente en el marco de una protesta de todo el pueblo.