25/02/1999 | 617

De la Rúa vuelve a privatizar los hospitales para las redes de Alderete

Aunque varios jueces y la Cámara Nacional Federal resolvieron suspender la privatización del PAMI, el destino de esa privatización no está en manos de la Justicia sino de Fernando De la Rúa.


Es que los fallos judiciales suspendieron el inicio del período de afiliación de los jubilados a los tres grupos privados con el argumento de que el PAMI no había difundido el nuevo sistema y la lista de prestadores entre los jubilados, impidiendo que éstos pudiesen elegir entre los grupos elegidos por Alderete y Cía.


Por esa razón, Alderete y los tres grupos privados se lanzaron a una campaña publicitaria de marca mayor para cumplir con las exigencias de los jueces y de la Cámara. De esta manera, esperan que en pocos días la Justicia emita un nuevo fallo dando por cumplida la labor de información y habilite el nuevo sistema privado.


Aun así, Alderete apeló esos fallos, lo que significa que las causas pasarán a la Corte menemista lo que asegura que le darán la razón.


En cambio, si De la Rúa desligara a los hospitales públicos porteños, y lo mismo hicieran los intendentes de Vicente López y Olivos con sus hospitales municipales, los grupos privados carecerían de la oferta médica necesaria para brindar una atención mínimamente adecuada a los jubilados. Entonces la privatización se caería sola porque ningún grupo privado podría cumplir con las exigencias de la privatización confeccionada por Alderete.


Según los diarios, el Procurador y la Defensora del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires le pidieron a De la Rúa que anule el convenio firmado con los grupos privados ya que perjudica a los hospitales públicos.


Es que éstos reciben hoy del PAMI por cada jubilado atendido en esos hospitales unos 16 pesos por mes. Con el nuevo sistema, el PAMI le pagará al grupo privado. Este se quedará con el 15%, y el resto se lo transfiere al hospital. Así, los hospitales pasarán a cobrar 10,65 pesos por jubilado. La diferencia es lo que cobrará el grupo privado por «gerenciar» la red (ver cuadro).


A pesar de que el dictamen del Procurador tiene más de 10 días, De la Rúa sigue haciéndose el distraído, mientras el secretario de Salud de la Ciudad, Lombardo, se lanzó a una campaña en defensa del convenio con los grupos privados.


Por todo esto, para que la lucha del PAMI triunfe, hay que levantar dos consignas:


Anulación de la privatización


Que De la Rúa desvincule a los hospitales públicos de los grupos privados