07/10/2021

Debate CABA: “El macrismo, el peronismo y Milei van a levantar la mano cuando lo pida el FMI”

Gabriel Solano enfrentó a los candidatos a legisladores porteños en un debate público.

Los candidatos a legisladores porteños de las principales fuerzas políticas se midieron en un debate electoral público en el programa A Dos Voces. Gabriel Solano, candidato del Partido Obrero y el Frente de Izquierda Unidad, denunció a sus contrincantes como colaboradores políticos del ajuste y el pacto con el FMI, y llamó a reforzar el voto a la izquierda para enfrentar a las candidaturas patronales.

Además de Solano, participaron del debate Emmanuel Ferrario (Juntos), Alejandro Amor (Frente de Todos) y Ramiro Marra (Libertad Avanza), quienes expusieron sus planteos y posiciones sobre economía, pobreza, trabajo y vivienda, entre otros temas.

Gabriel comenzó su exposición trazando un balance del resultado nacional de las Paso, manifestando que el gobierno se encuentra en una crisis con la pérdida de 6 millones de votos en dos años y una derrota en 17 de las 24 provincias. “El gobierno aplicó el ajuste que nosotros denunciamos en las Paso”, señaló, al tiempo que reivindicó una buena elección de la izquierda, como tercera fuerza nacional.

Entre las intervenciones de Alejandro Amor convocando a un “diálogo” y “acuerdo” de todas las fuerzas y la denuncia vacía –y en absurdo repetitiva- de Ramiro Marra a la “casta política”, Gabriel denunció que todos ellos comparten la política de ajuste del FMI -que en la Legislatura porteña se expresa en acuerdos y votaciones comunes de macristas y kirchneristas-, señalando que “nosotros (la izquierda) no vamos a levantar la mano en el Congreso para un acuerdo con el Fondo Monetario (…) ese acuerdo va a implicar un ajuste todavía mayor”, que se expresa en una confiscación sin precedentes de los haberes de los jubilados, que cobran una jubilación mínima de miseria.

En este punto, Gabriel enfatizó en que la Argentina la gobernaron macristas y peronistas, de distinto tipo, y que el cogobierno de ambas fuerzas en la ciudad es escandaloso. Ambas fuerzas políticas nos han llevado a un país con 55% de niños pobres.

La crisis de los paraísos fiscales y las cuentas off shore también tuvo su lugar en el debate. Solano puso de manifiesto que la clase capitalista se fugó del país miles de millones de dólares, un PBI entero. Denunció que los principales apellidos de la historia Argentina están involucrados en la corruptela de las cuentas off shore y que cuando los “liberales” hablan de la casta política encubren a los capitalistas que financian a esta y a ellos mismos, los mismos que fugan la plata del país. “Planteamos que hay que nacionalizar el sistema financiero”, agregó Solano, quien denunció que hoy un enfermero en CABA gana $50.000 y que no son ellos los que fugan la plata.

Marra presentó un discurso totalmente vacío, hablando solamente de la casta política y de la “prosperidad de las ideas liberales por todo el mundo”, lo que fue desmentido por Gabriel, quien explicó que “las ideas que ‘funcionan’ de Milei son las de Bolsonaro (…) ¿saben cómo funcionaron en Brasil las ideas de Milei? 600.000 muertos. En San Pablo hay una caída de la población de tantos muertos que hubo. Las ideas que defiende son las de Trump”, en alusión a un reciente tuit de Milei.

Otro eje del debate fue la cuestión del empleo y la desocupación. Mientras que Amor se iba por la tangente rememorando frases de Perón y proponiendo una institucionalización del Consejo del Salario de miseria, sin ningún balance del ajuste sobre los salarios, Ferrario postuló los principios de una reforma laboral con incentivos a las patronales. Solano denunció que la dirigente sindical del peaje (Graciela Aleñá), de cuño oficialista, se pronunció a favor de la reforma laboral, por lo que “ya tomó las ideas (“liberales”) de Milei” en cuanto al ataque de conquistas obreras. “Estamos frente a un chantaje a los trabajadores argentinos, porque se les dice ‘si vos no renuncias a todos tus derechos, vacaciones, aguinaldo, indemnización por despido, no vas a tener trabajo‘», concluyó el dirigente del FIT-U.

Ferrario quiso hacer un contrapunto con el gobierno y con el salto en la inflación, planteando la independencia del Banco Central, pero Solano le indicó que “gobernaron hasta hace dos años atrás y se fueron el gobierno con un 50% de inflación, una pobreza creciente, un cepo cambiario y un fracaso estrepitoso”.

Un punto caliente fue la cuestión de la vivienda, donde Amor reivindicó la fallida Ley de Alquileres e intentó desviar la responsabilidad a las desregulación de los alquileres temporarios, ocultando su corresponsabilidad con el macrismo en la enajenación de tierras públicas para el capital inmobiliario. También se refirió al endeudamiento del 25% del pago de las expensas, sin aclarar que la raíz de fondo es la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. Ferrario, por su parte, se apoyó contra la ley y por una desregulación mayor, haciendo hincapié en la “conversión” de las oficinas de microcentro en viviendas, aunque sin distinguir si esto era para realizar un nuevo negocio inmobiliario. En lo que fue un momento único, el candidato del gobierno de la Ciudad mandó a la gente a consultar al Boti -un chat virtual automatizado- ante sus problemas habitacionales.

Solano denunció que en la Ciudad de Buenos Aires hay una política de expulsión impulsada por un acuerdo de ambos bloques mayoritarios de la Legislatura (Juntos y PJ): existe la misma población que en la década del 40 a pesar de todo lo que se construyó. “En CABA tenés, en la actualidad, aproximadamente, un 15% de las viviendas vacías, porque es una reserva de valor, se utiliza como una forma de dolarizar determinadas rentas, la renta agraria, la renta financiera (…) En primer lugar hay que poner un impuesto progresivo a las viviendas ociosas (…) complementado con un Banco de Tierras de la Ciudad de Buenos Aires”. Denunció que entre el kirchnerismo y Juntos han enajenado 500 hectáreas en la ciudad. El costo de construcción vale 500 dólares el metro cuadrado y se vende a 2.500. Y propuso que hay que eliminar el impuesto a la vivienda única.

“El electorado no puede dar un cheque en blanco cuando vota. Nosotros somos claros: el Frente de Izquierda no apoya un pacto con el FMI y el Frente de Izquierda rechaza una reforma laboral, y el Frente de Izquierda reclama que la jubilación sea del 82% móvil. Estamos cansados de que el Anses sea saqueado por todos los gobiernos”, expresó Solano, al tiempo que se dirigió a la población trabajadora y a la juventud para señalar que la izquierda se hará cargo de darle a esa población una perspectiva política de salida ante el derrumbe del kirchnerismo y el ajuste de todos los bloques políticos patronales.

También te puede interesar:

Demostró lo bajo de los aportes patronales, y que su reducción solo implicaría un golpe a las jubilaciones y la salud.
El gobierno porteño es responsable de esta crisis edilicia.
De cara a las elecciones legislativas exigimos el compromiso de su aprobación en la Legislatura porteña.
Las intervenciones de Amanda Martín, Gabriel Solano y Tati Fernández, del FIT-U, entre más de 2.500 inscriptos.