05/01/2012 | 1208

Del traspaso al tarifazo

Los K entregan el subte al mayor privatizador

El anuncio del traspaso del subte a la órbita de la Ciudad puso de manifiesto que este servicio privatizado funciona con la friolera de 800 millones de pesos del Estado nacional. Mientras se sostiene a los privatizadores -en este caso el grupo Roggio-, éstos someten a usuarios y trabajadores al mayor de los desquicios. Si de "racionalidad" económica se trataba, el traspaso era la oportunidad de poner fin a esta operación parasi­taria, terminando con la concesión privada. En lugar de ello, el gobier­no "nac y pop" le traspasó a la Ciu­dad el paquete intacto del subte privatizado, pero con un agravan­te: el receptor del "paquete" es el macrismo -o sea, un privatizador. El traspaso, por lo tanto, refuerza la tendencia privatizadora, sobre todo el transporte público.


Roberto Pianelli, secretario ge­neral del sindicato de trabajadores de Metrovías, se manifestó "preocupado" por "empezar a formar parte de las políticas macristas, que no son las mismas que la del gobierno nacional". Pero el dirigente no se pregunta por qué, siendo ‘distintos’, los K han aceptado en­tregarle el subte a los derechistas. La razón es que unos y otros de­fienden el régimen de privatizacio­nes y, principalmente, la garantía que éstas requieren para sus operaciones económicas futuras: el tarifazo. En la legislatura, el kirchnerismo le habilitó a Macri operaciones de endeudamiento usurario, uno de cuyos destinos son las obras del subte. Pero el capital financie­ro y la patria contratista exigen pa­ra estos negocios garantías "sóli­das", o sea, que los ingresos del subte no dependan de los subsidios estatales sino de las tarifas. A par­tir de esto, se entiende por qué el Estado nacional sólo cubrirá el 50 por ciento del actual subsidio a Metrovías, en tanto que la otra mitad, a cargo de la Ciudad, ni siquiera está prevista en el presupuesto que acaba de votar la Legislatura. Al hacerse cargo del subte, Macri señaló que era necesario "un plazo de 90 días para estudiar las condicio­nes del servicio". Pero ese desconocimiento no le impidió calificar al actual valor del boleto como" deprimido" o "desactualizado". Al mejor estilo de Boudou – De Vido, van a premiar a los privatizadores con un tarifazo "a libro cerrado".


Los voceros macristas ya han advertido que a los cálculos actua­les de aumento del boleto habrá que agregarles "el costo de las paritarias" (Ambito, 4/1). Con la eliminación parcial de los subsidios, el gobierno PRO se apresta a responsabilizar del aumento de las tarifas a los aumentos de salarios y, sobre esta base, promover una opo­sición definitiva entre trabajado­res y usuarios. Ya está en marcha una extorsión sobre el salario y las condiciones de trabajo de los obre­ros del subte, convidados de piedra en el "traspaso".


Está claro, a partir de lo anterior, la oposición, a cualquier tarifazo, y la exigencia de que se abran las cuentas y costos del subte privatizado. Esa medida elemental pondrá de manifiesto el parasitismo de Roggio, que los trabajadores tantas veces denunciaron. Junto con ello, exijamos la intervención del sindicato del subte en todas las tratativas del traspaso, para defender toda la agenda de reivindicaciones obreras que están pendientes.

En esta nota

También te puede interesar:

Urge rechazar la siniestra disposición con medidas legales y las acciones gremiales que correspondan.
Lo declaró un plenario de delegados de la AGTSyP.
Informe del colectivo Basta de Asesinatos Laborales.
Anuncian paro del sector porque no aíslan a trabajadores con contactos estrechos.