02/07/2021

Diálogos: Gabriel Solano con Diego Genoud, autor del libro “El Peronismo de Cristina”

La clase capitalista de “carne y hueso” detrás de los realineamientos políticos.

Este miércoles por el Facebook y youtube de Prensa Obrera se realizó un nuevo capítulo del ciclo “Diálogos” con el periodista Diego Genoud. Durante poco más de una hora se produjo un muy interesante intercambio, siguiendo el recorrido histórico de las últimas décadas en la Argentina.

El libro de Genoud se centra en analizar el fracaso del peronismo no kirchnerista que pretendió “jubilar a CFK” luego de la derrota con Macri. Este fracaso el autor lo mide en la centralidad de la figura de Cristina en el actual régimen político. El autor hace alusión “a las idas y vueltas”, tanto del kirchnerismo como del “establishment”, “de sus choques y acercamientos”. Genoud cita al economista Basualdo definiendo al Frente de Todos como “los perseguidos por el macrismo y grupos económicos”. Enumera el periodista a Hugo Sigman, Eurnekian, Brito, Mindlin, Urquia, Acevedo (en ese momento presidente de la UIA) y Manzano-Vila entre otros.

Destaca la presencia de Massa como el representante de todo un “bloque de poder” detrás del que operan el banquero Brito (Makro), las petroleras que fueron premiadas con el plan Gas a donde va parte del “tributo a las grandes fortunas” o Manzano-Vila que acaba de quedarse con Edenor y ya está prometiendo un tarifazo para después de las elecciones.

Una primera polémica que se establece es alrededor del carácter “ingrato” de “establishment” con relación a CFK según el autor del libro. Define como un proceso de idas y vueltas. De choques y alianzas. Destaca cómo todo un sector de la clase capitalista había apoyado a Macri y en el 2019 se orienta hacia los Fernández y aporta a su campaña electoral. Coloca las elecciones parlamentarias del 2017, cuando Esteban Bullrich le gana a CFK, como un factor de euforia en el establishment, que se expresa en el coloquio de Idea donde toda la plana patronal mayor participó junto a los funcionarios macristas y al peronismo poskirchernista que veía que lo de Macri se consolidaba y por lo tanto había que jubilar a CFK.

Solano incorporó en el análisis, el papel de CFK a la hora de contener al movimiento popular, incluso en la etapa macrista. Porque la euforia macrista de octubre del 2017 fue aniquilada por la irrupción de la intervención popular dos meses después en diciembre, cuando masas de trabajadores, desoyeron a la CGT que llamó a no movilizarse y fueron al Congreso junto a la izquierda a enfrentar la reforma previsional que el gobierno había pactado con el peronismo. Una “intervención no calculada por nadie”, dice, que va a impactar en la superestructura política. Destaca la conferencia de prensa con Sturzenegger donde se anuncia cierto gradualismo como respuesta a esa intervención popular. La conclusión es que Macri no contaba con los recursos políticos para aplicar su programa. Y ahí aparece el operativo en la oposición patronal de sostenimiento de Macri: “hay 2019” para desviar la lucha popular hacia el recambio ordenado con la oposición patronal evitando la caída de Macri. Vistas en perspectiva, las jornadas de diciembre del 2017 fueron un adelanto de las grandes puebladas del continente, que están colocando en agenda el reemplazo de los gobiernos del “grupo de Lima” por el Grupo de Puebla para precisamente poder contener este ascenso de la lucha de masas.

En relación a las idas y vueltas que menciona Genoud Solano destaca que son reflejo del movimiento de la propia clase capitalista. Si bien la política no es el reflejo mecánico de los intereses sociales si se reflejan y le dan contenido a la política. Los sucesivos cambios de régimen solo encuentran explicación a la luz del movimiento pendular de la clase capitalista. Que acompañó la experiencia de la convertibilidad que colapsó en el 2001 y luego reclamó el intervencionismo estatal para ser rescatada de la bancarrota bajo el gobierno de Duhalde y luego con el gobierno de Néstor Kirchner que se planteó la estrategia en su primer discurso en el Congreso de reconstruir la burguesía nacional dilapidando recursos y generando un régimen corrupto de subsidios a las privatizadas.

Otro contrapunto interesante de la polémica fue en torno al balance que establece el autor, donde coloca a CFK ganando la pelea al peronismo que la quiso jubilar. Solano destacó los límites. Ahora el presidente es Alberto Fernández, donde el kirchnerismo si bien tiene palancas importantes es minoritario dentro del peronismo, donde tienen su peso propio la mayoría de los gobernadores, los intendentes bonaerenses y la burocracia sindical. Señala que Alberto no es Cámpora y CFK no es Perón, en el sentido de que si CFK rompe con Alberto ni siquiera tiene cerrada sus causas judiciales. Aparece entonces la polémica en torno a la idea, que incluso desde la izquierda se planteaba, de la “Argentina kirchnerista”, lo cual para el PO es una concesión exagerada. CFK perdió la mayoría de las elecciones de la provincia de Buenos Aires e incluso en el conurbano. Su gobierno siempre estuvo mediatizado por gobernadores, intendentes y burócratas. Genoud coincidió y recordó la consigna eufórica de La Cámpora “irreversible” y destacó que luego Macri desarmó todo en poco tiempo. Genoud hizo propia la tesis de que el kirchnerismo pierde donde hay clase media. Pero Solano retrucó que Macri ganó en municipios como Lanús, Tres de Febrero y otros con base electoral mayoritariamente de trabajadores.

Solano destacó que las “idas y vueltas” de la relación entre CFK y el establishment son la expresión de los movimientos y realineamientos de la clase capitalista. Los límites de CFK son precisamente los de la clase capitalista de la que pretende ser la abanderada. Genoud en su conclusión balanceó el cuadro actual, de crisis, de desorientación que acentúan “sus idas y vueltas”. Señaló el carácter erosivo de la caída sostenida del salario real, “la sociedad está muy castigada”, “hay una reforma laboral de hecho” (el que consigue nuevo trabajo es precarizado). “La promesa electoral de Alberto de encender la economía o que los salarios le ganan a la inflación está muy verde” sentenció y pronosticó un impacto electoral de toda esta situación. Con este diagnóstico coincidió Gabriel que se preguntó: ¿votar contra el ajuste de Alberto votando a Macri? Cuando está tan fresco el recuerdo. Y ¿la izquierda? Recordó el diálogo con Pablo Stefanoni, donde concluyó que en Perú y Chile la rebeldía volvía a ser de izquierda. Y recogió la opinión de Jorge Asís que en una nota de opinión le llamaba la atención a los peronistas de las columnas de masas que movilizaba el PO, que si esos sectores votaban al PO se iba a configurar una situación prerrevolucionaria, en el sentido de que las masas empobrecidas de este país (hoy según el indec el 50% de los hogares) que, según el columnista votan a CFK, empezaban a votar y a seguir a la izquierda se abre una nueva perspectiva. Ese es nuestro desafío.

La charla está “enlatada” es decir la pueden ver en el fb y en youtube y en pocos días como podcast en spotify.

También te puede interesar:

Conferencia de prensa de presentación de la lista 1A del Frente de Izquierda - Unidad.
Viernes 30 a las 19:00, seguilo en el Facebook y el canal de YouTube de Prensa Obrera.
Solo el Frente de Izquierda - Unidad rechaza el reforzamiento represivo y reclama un aumento presupuestario para el área de salud mental.
La vicepresidenta justificó que los Derechos Especiales de Giro se usen para vencimiento con el Fondo.
Sobre el relato “militante” del kirchnerismo. Escribe Néstor Pitrola.