05/05/2014

Discurso de Pablo López contra la indemnización a Repsol


Sr. Presidente (Domínguez).- Tiene la palabra el señor diputado por Salta.


Sr. López.- Señor presidente: en primer lugar, ratifico que hoy estamos discutiendo cómo indemnizar y premiar a un vaciador de nuestro país. La deuda, que puede quedar en manos del Deutsche Bank –entidad que contrató Repsol como seguro para la indemnización , monopolizará una parte importante de la deuda argentina. 


En otras palabras, vamos a indemnizar a una empresa vaciadora de nuestros recursos energéticos que tiene a sus trabajadores precarizados. La Justicia de Santa Cruz apresó a cuatro compañeros que luchaban contra esa precarización laboral y, a cuenta y orden de esta empresa vaciadora, condenó a cuatro petroleros de Las Heras a cadena perpetua.


Este acuerdo ha sido presentado como el final de un proceso de recuperación de la soberanía energética y del autoabastecimiento. Provengo de una provincia que en su momento supo ser la segunda productora de gas de nuestro país después del Neuquén, pero que hoy no sólo paga en el departamento San Martín –productor de petróleo y gas- la nafta y el GNC más caros de la Argentina sino que tiene piquetes porque no existe la garrafa solidaria.


A partir de la privatización, Repsol no sólo perjudicó a los trabajadores del sur del país. En Salta, luego de la privatización que la presidenta defendió en este recinto el 1º de marzo, se han transformado en verdaderos pueblos fantasma lugares como Campamento Vespucio, General Mosconi, Tartagal y Aguaray. 


En su defensa, la señora presidenta afirmó que con la privatización las provincias iban a cobrar las regalías. Hablamos de las regalías que tanto Romero como Urtubey entregaron a los bancos como garantía de créditos impagables para la provincia de Salta. En el caso de Urtubey, se creó un fondo de reparación histórica que no reparó nada y que se tradujo en una estafa para el Norte de nuestra provincia, que enfrenta una enorme desocupación y donde los chicos mueren de hambre. 


Además, como dijo el señor secretario de Energía de Salta, este acuerdo significa que la provincia va a tener que pagar 50 millones de dólares, es decir, 400 millones de pesos que se agregarán a la deuda impagable que ya tiene.


Rechazo la idea de que la provincia de Salta aporte un solo peso para estos vaciadores que tenían una participación accionaria del 50 por ciento en empresas tales como Refinor y Pluspetrol. En relación con esta última quiero señalar que a partir de las ganancias que obtuvo en el yacimiento de Ramos se convirtió en una empresa petrolera internacional. 


Asimismo las noticias de la semana pasada indican que Pluspetrol se está retirando de Salta para dejar su lugar a una empresa china que tiene trabajadores precarizados. ¿Esa es la soberanía energética que están defendiendo acá? Además, cabe agregar que la mitad de Pluspetrol pertenece a YPF, empresa que ahora supuestamente ha sido recuperada para nuestro país.


En Salta la situación es catastrófica. La refinería de Campo Durán está funcionando al límite. Ya hubo despidos de trabajadores. Y las mismas empresas que actúan en Salta, que eran socias de Repsol y que ahora lo son de YPF, están montando una refinería en Bolivia, poniendo en serio riesgo a la de Campo Durán, existiendo la posibilidad de que sus trabajadores sean despedidos.


Esta es la realidad de la provincia de Salta, que es productora de gas y de petróleo, donde no existe la soberanía energética y donde ni siquiera en el departamento de San Martín, que produce el gas y el petróleo, la gente posee gas natural, razón por la cual se ve obligada a cocinar utilizando leña.


Nuestro partido tiene una larga trayectoria de lucha en este sentido. Junto con los trabajadores hemos enfrentado el proceso de privatización, desde Mosconi hasta los piquetes de Cutral Có. En 2005 lanzamos en todo el país y en América latina una campaña de nacionalización integral de los recursos hidrocarburíferos sin el pago de una indemnización, a fin de sacarnos de encima a los vaciadores que se robaron nuestros recursos naturales y de que estos estén al servicio de un verdadero desarrollo nacional bajo el control de los trabajadores. En aquella oportunidad obtuvimos el pronunciamiento de los consejos de Mosconi, de Tartagal, de Salta y de Rosario de la Frontera. 


Tenemos una larga trayectoria de lucha contra este saqueo de Repsol. Cuando el gobierno era socio de esta empresa, el Partido Obrero y el Frente de Izquierda denunciaron el vaciamiento.


Reclamamos la nacionalización de los recursos naturales sin pagar una indemnización. Las provincias no deben aportar un solo peso para pagar a estos vaciadores. La salida la van a dar los trabajadores y no el gobierno, que ha sido cómplice de estos vaciadores, a los que hoy está premiando con el pago de esta indemnización vergonzosa para nuestro país.

En esta nota

También te puede interesar: