12/12/1996 | 523

¿Dónde va el IOMA?

Hace algunas semanas tomó estado público que se venía una modificación del convenio Ioma-Femeba en la provincia de Buenos Aires. Hasta ahora, los afiliados a esta obra social recibíamos las prestaciones médicas con la presentación de los bonos de consulta (mínimo $2,50), que se fueron haciendo cada vez más costosos, ya que casi ningún médico atiende sin un bono diferencial de $6.


Atención cara, muchas veces suspendida por atraso en los pagos (según los prestadores), o bonos que no se conseguían, son algunas de las grageas que nos tenemos que tragar quienes tenemos la desgracia de pertenecer a esta Obra Social.


Se podría pensar, entonces, que la modificación del convenio implica una solución a estos problemas. Para nada; según los trascendidos (porque en las oficinas de Ioma nadie sabe nada en concreto), con el nuevo convenio —ya firmado— los afiliados deberemos primero pagar cualquier atención médica y después reclamar nosotros mismos el reintegro del gasto a Ioma; lo cual, con mucha suerte, puede tardar entre 6 meses y un año para recibir un porcentaje bastante inferior al gasto efectuado.


La tendencia a la desaparición de esta obra social y su privatización ya están en marcha; constituyen otro ataque que Duhalde prepara para los trabajadores de su provincia. Ya cuenta con la AFJP Orígenes para las jubilaciones, con su propia ART para robarnos indemnizaciones y con la transferencia de la atención médica de los jubilados (liquidación del Pami) y la creación de un nuevo prestador, el Consorcio Agrupación Sanitaria-Provincia de Buenos Aires, que contaría con la estructura para liquidar al Ioma, previo desmantelamiento de los hospitales gratuitos.


Mientras ‘el gobernador de las obras’ sigue destruyendo nuestras condiciones de vida para embolsarse millones de dólares que le garanticen una campaña electoral “imbatible”, nosotros, los trabajadores de la provincia de Buenos Aires, debemos impedir este ataque.


Discutir un programa de lucha para defender nuestra salud:


• No a la ‘reorganización’ de Ioma.


• No a los aranceles diferenciados.


• Cobertura íntegra de todo tratamiento para los afiliados a Ioma, pagada íntegramente por el Estado.


• Dirección de Ioma elegida por sus afiliados, única y revocable.


 

También te puede interesar: