18/08/2011 | 1190

Tucumán: El 28 de agosto, por diputados obreros

El Frente de Izquierda pasó la prueba: logró una votación provincial del 2% a presidente y el 2,24% a diputado nacional, en la lista encabezada por el dirigente del PO, Martín Correa, superando el piso del 1,5% requerido.

Se destaca la votación en la capital, donde el promedio sube al 3% para presidente y al 3,2% para diputados. Reunimos unos 9.200 votos, una cantidad que se aproxima a la requerida para conquistar una banca legislativa en las elecciones provinciales del 28 de este mes.

Fueron también importantes las votaciones en algunos municipios, como Tafí Viejo (por encima del 2,5%) o Monteros (arriba del 2%).

Proyecto Sur, conformado básicamente por el MST y el PCR, no llegó al 1%. Fue superado por el Frente de Izquierda en todos los departamentos de la provincia -incluso en aquellos que son bastiones de la CCC como Alberdi o Aguilares.

Durante la campaña, el PO puso en pie alrededor de 50 comités de apoyo y actuaron unos seiscientos fiscales (sin contar a los del PTS). Realizamos importantes actividades como el acto público en la Fotia con la presencia del diputado del PO en Salta, Claudio del Pla; un festival organizado por músicos y artistas que apoyan al Frente; numerosas charlas públicas y tareas de agitación.

El impacto de la campaña nacional influyó como nunca antes había ocurrido en otras campañas electorales. Los spots, la campaña en Twitter y las apariciones de Altamira en los medios contribuyeron a popularizar las consignas, quebrando, por ese lado, la acentuada censura de los medios locales a los candidatos provinciales.

La elección del 28

Los resultados obtenidos por el Alperovichismo, con casi un 70%, colocan fuera de agenda la disputa por la gobernación, trasladando la atención a la lucha por la representación legislativa. En este plano, el oficialismo ha desplegado su lista oficial y un centenar de acoples para conservar el monopolio completo de la Legislatura. La gama de acoples va desde el PH y el PC, pasando por los PJ histórico hasta diversas vertientes de la UCR y el bussismo.

Los que salieron segundos y terceros en las presidenciales, la UCR y el FAP de Binner, van unidos en las provinciales con el agregado de los acoples del PRO y de una fracción duhaldista. Libres del Sur, que fue con el PS en las primarias, hace rancho aparte en la provincial, pero se vuelve a unir en octubre. En la UCR, las internas provinciales encumbraron a la camarilla más ligada a los intereses de la UNT y la Alumbrera, al punto que fueron denunciados como «candidatos de las mineras» por sus propias listas opositoras. Algo similar ocurre en el PS, donde hay dos tendencias enfrentadas con graves denuncias, de manera tal que una de ellas es señalada como una quintacolumna de Alperovich.

El gobierno nacional ha financiado a una variante sabbattelista local, encabezada por Stella Maris Córdoba. Esta candidata a la gobernación enarbola formulas a la izquierda del alperovichismo y ha echado algunas bases en la juventud universitaria y entre los artistas e intelectuales.

El resto del mapa político está conformado por distintas expresiones derechistas: el duhaldismo, representado por elementos vinculados a la curia, y el bussismo, que está en vías de extinción. Desde el centroizquierda está Parajón, quien actúa como una suerte de «Tano» Pasman de la política comarcana, la lista de diputados de Libres del Sur y Proyecto Sur.

Los resultados recientes del Frente de Izquierda nos animan a la lucha por una representación en la Legislatura, los concejos de la capital y algunos del interior (Tafí Viejo y Monteros).

A quienes nos votaron para que no silencien los reclamos que sólo son planteados por la izquierda, los convocamos ahora para que esas mismas reivindicaciones ingresan a la Legislatura.

Esta necesidad, la tenemos que desplegar con una enorme agitación, multiplicando los actuales comités de apoyo y triplicando la cantidad de fiscales para que no ocurra lo que sucedió en las elecciones de 2007 con este mismo régimen electoral, cuando se impuso un fraude gigantesco.