07/10/2010 | 1149

El 82% móvil exige una lucha

El próximo miércoles 13, el Senado va a tratar el proyecto que eleva la jubilación mínima al 82% del salario mínimo, actualiza los restantes haberes de acuerdo con los fallos de la Corte y establece que las jubilaciones futuras se ajusten según la evolución del salario. La ley llevaría el haber mínimo, que hoy cobran el 75% de los trabajadores retirados, a unos 1.430 pesos, lo que representa un aumento del 30% frente a los niveles actuales. En relación con las jubilaciones futuras, se reemplaza la fraudulenta «movilidad jubilatoria» oficial -que condiciona los aumentos a la recaudación previsional- por otro indicador, relacionado con el salario.

Evasores y banqueros, sí; jubilados, no

Incluso con estos avances, la nueva jubilación mínima no llegaría al 40% del salario que perciben en promedio los trabajadores en blanco. El rechazo del gobierno kirchnerista al proyecto es cada vez más cerrado. El Presupuesto 2011 ni siquiera contempla los recursos para pagar estos aumentos. Las previsiones de la Anses para 2011 establecen una jubilación promedio de 1.480 pesos. Mientras tanto, los recursos de la Anses seguirán financiando el pago de la deuda: el 50% de la deuda externa ha sido transferida a la Anses, al Banco Nación, al Banco Central y a la Afip. A los usureros del exterior se les debe la mitad de la deuda heredada de Cavallo, un hecho que refuerza la garantía de su pago y justifica un nuevo endeudamiento.

Maniobras

Que el kirchnerismo diga que el reclamo del 82% móvil es de la derecha raya la desvergüenza: se trata de tres décadas de lucha de los movimientos de jubilados. La derecha quiere limitarlo al mínimo y contener los centenares de miles de juicios contra el congelamiento decretado por Cavallo-Menem-Kirchner en los ’90. No pone en el proyecto la tenacidad que puso para defender a los sojeros, por eso faltan los votos para aprobarlo. La Presidenta ya dijo que lo vetaría. La progresía intelectual de los K se está matando para justificar el veto: el financiamiento -dicen copiando sin vergüenza al ‘neoliberalismo’- es lo progresista, no el derecho de los jubilados. La necesidad, para esta gente, hace mucho que no da derechos.

Plan de lucha

De la derecha al centroizquierda, esa oposición coincide en que «la jubilación debe ser separada del salario»; lo que se cobre por arriba debe salir de nuevas contribuciones a ‘cajas complementarias’. Estatizaron las AFJP para que renazcan sobre bases más seguras y más caras. El próximo 13 de octubre, el Senado debe ser literalmente rodeado para exigir la aprobación sin mutilaciones del proyecto jubilatorio. Pero más allá del 13, es necesaria la convocatoria a plenarios y asambleas por el 82% móvil, y reclamar en todos lados el paro general en rechazo al veto presidencial.

En esta perspectiva, el Partido Obrero se movilizará con todas sus fuerzas, el próximo miércoles 13, al Congreso nacional.

En esta nota

También te puede interesar:

Crecen subsidios a las patronales energéticas mientras se desploman jubilaciones, pensiones, obra pública y salarios.
Movilicemos este lunes 20 contra el ajuste fondomonetarista sobre las jubilaciones y pensiones.
Vía DNU recorta recorta el presupuesto destinado al pago de deudas previsionales.
Los audios de la diputada kirchnerista son autoincriminatorios.
Pobreza, ajuste y pandemia. Panorama político de la semana.