11/01/2002 | 737

El Frenapo apoya la devaluación de Duhalde

Por J.O.

En declaraciones radiales, Carlos Heller y Roberto Felletti, titulares del banco Credicoop y del Banco Ciudad, respectivamente, apoyaron la devaluación del peso y el conjunto de la ley de Emergencia de Duhalde (Clarín, 6/1). Los dos son conspicuos dirigentes del Frenapo, la coalición impulsada por la CTA con distintos referentes patronales, en la cual participa asimismo el Partido Comunista. Con este apoyo, el Frenapo se integra al campo de la ofensiva antiobrera que lidera Duhalde, como vía de solución de la crisis capitalista. El Banco Ciudad es el principal beneficiario de la ley de Emergencia que dictó Ibarra en su ámbito, y que fue votada por dos bloques del Frenapo: el Frepaso y el ARI.


Quizás porque patrocina varios programas de radio y televisión, o porque fue vicepresidente de Boca, Heller es también muy locuaz. Luego de la corrida bancaria del 30 de noviembre pasado, apareció reiteradamente en los medios de comunicación para apoyar entusiastamente a Cavallo. Heller vio en el establecimiento del «corralito» una defensa de sus intereses de banquero. Ahora ve en el agregado de la «pesificación» de las deudas, la posibilidad de recuperar por esta vía los créditos a sus clientes. Antes defendió la continuidad del 1 a 1, ahora apoya la devaluación. En un momento especuló con la alternativa de que los bancos organizaran un Fondo respaldado por las deudas de las 1.300 principales empresas clientes, para devolver los depósitos a los ahorristas. Los afectados por las propuestas eran los bancos rivales del Credicoop. El Credicoop y el Ciudad participan de una coalición con los bancos públicos y con el Banco Macro (Abappra). El Macro es acreedor de varias provincias a tasas de interés más que usurarias, mientras que los públicos han procedido a las más escandalosas estatizaciones de deuda capitalistas.


La posiciones de Heller desnudan el carácter capitalista del Frenapo.

También te puede interesar:

15.30 hs - Plaza de Mayo a Congreso.
Defendamos el ingreso de los trabajadores.
En la sede gremial se realizó un encuentro con referentes del partido evangélico UNO.
Las negociaciones secretas entre el gobierno y el FMI. Escribe Pablo Heller.