03/04/2020

El gobernador correntino Valdés impide a trabajadores de salud ir a trabajar a Chaco

Intentan crear un chivo expiatorio para tapar el desfinanciamiento sanitario de la provincia.

Una medida insólita del gobernador de Corrientes Gustavo Valdés despertó abrió una crisis con la vecina provincia de Chaco. Este, prohibió que los profesionales de salud se su provincia se trasladen a la provincia de Chaco donde realizan sus tareas tanto en el sector público como en el privado, lo que afecta a más de 150 profesionales y debilita el ya golpeado sistema sanitario chaqueño. La posición del Gobierno de Corrientes se vio reflejada en la tapa de Epoca acusando que Chaco “exportó la maldita enfermedad a corrientes”, una posición que pretende instalar una confrontación absurda entre ambas provincias.


Todo comenzó cuando el 24 de marzo el gobierno correntino (alineado al macrismo) dispuso que un grupo de profesionales de la salud ingresen a un aislamiento obligatorio por considerarlos un “grupo de riesgo” que incluyó la imposibilidad de continuar con sus labores en el Chaco, esto por medio de la Circular 6/2020, emitida por el Comité de Crisis Covid-19, dependiente del Ministerio de Salud de Corrientes, decreto que dicen se encuentra fundada perfectamente por un comité de expertos.




Ante esto, la Federación Médica y la Asociación de Clínicas y Sanatorios del Chaco presentó una medida cautelar ante el Juzgado Federal de Resistencia a cargo de la Dra. Zunilda Niremperger. La jueza federal hizo lugar a la acción presentada y estableció la vigencia plena de la excepción que establece el artículo 6 del Decreto n° 297, referido a que los médicos y aquellos efectores de la salud tienen libre circulación para la atención prioritaria del sistema de salud. Ante esta resolución jurisdiccional, el gobierno de corrientes recurre ante el Juzgado Federal de aquella provincia para solicitar la nulidad de lo dispuesto en la justicia federal de Chaco. Finalmente, este miércoles 1 de abril, el juez Juan Carlos Vallejos del Juzgado Federal N° 1 de Corrientes hizo lugar a la contra cautelar dándole la razón al Ejecutivo que comanda Valdés, y revocó el fallo de su par chaqueña, Niremperger. Y señaló, además, que sólo la Corte Suprema debería expedirse ante situaciones de conflicto interprovinciales. Una muestra más de los vínculos estrechos entre los caudillos locales y la justica de sus provincias.


La medida de Valdés implica un escándalo por donde se la mire y tiene por propósito crear un chivo expiatorio a quien responsabilizar cuando el virus se propague y deje expuesto el frágil sistema sanitario de la provincia, vaciado en décadas de gestión privatista de los distintos gobernadores. La tendencia a la feudalización de las provincias se ha mostrado como una medida obsoleta. Lo que realmente hay que hacer es aplicar todos los recursos al financiamiento sanitario y al sostén de la población que se encuentra realizando la cuarentena con los escasos medios con los que cuenta.


La salud del Chaco en jaque


La pandemia del coronavirus ha puesto en alerta máxima al precario sistema de salud de la provincia de Chaco y hasta la fecha tiene como resultado 96 personas infectadas, 3 recuperados y 4 muertes por contagios del Covid-19. Asimismo, la directora del hospital Julio C. Perrando, de la ciudad de Resistencia, Nancy Trejo, dio positivo por coronavirus y se suma así a la lista de al menos trece profesionales de la salud que trabajan en ese nosocomio que también contrajeron el virus. Los casos se encuentran focalizados en Resistencia, Barranqueras, Puerto Vilelas, Pampa del Indio, Margarita Belén, Puerto Vilelas y Misión Nueva Pompeya.


Los trabajadores y profesionales chaqueños reclaman por más presupuesto para la salud pública, mejores condiciones laborales en los hospitales y salas de urgencias, el pase a planta de cientos de enfermeros, radiólogos, choferes, y demás trabajadores contratados como los del Programa Expertos y Vectores que sostienen todo el servicio de salud en sus espaldas con un salario de 9.000 míseros pesos, es decir, ni siquiera la cuarta parte de la canasta básica, solicitan por insumos que los protejan de posibles contagios.




Cabe aclarar que durante la gestión nacional y provincial de Mauricio Macri y Domingo Peppo la salud chaqueña fue fuertemente vapuleada hasta niveles críticos, con fuertes reclamos de los trabajadores, con largas semanas de paros de actividades, con trabajadores autoconvocados que increpaban a sindicalistas que no protegían a sus representados, con acampes frente al Hospital 4 de Junio de la ciudad de Sáenz Peña. Hasta el momento, el gobernador Capitanich no ha dado respuestas a estos reclamos, enfrentando esta crisis sanitaria con el mismo sistema precario de salud.


La cartera de salud de Chaco informó igualmente que a la fecha suman 773 casos de dengue, lo que resiente aún más al sistema sanitario (Chacodiapordia 01/04).


La ciudadanía sostiene el sistema de salud


Los trabajadores de salud agradecen a los diferentes grupos de ciudadanos que con esfuerzo propio colaboran con la fabricación de barbijos, máscaras protectoras, mamelucos y otros aportes solidarios. La salida está en la unidad de los pueblos de Chaco y Corrientes, en defensa del sistema de salud, de condiciones de trabajo para los médicos y enfermeros y de los recursos necesarios. Rechazamos la medida de Valdés de impedir concurrir a los profesionales a atender a sus lugares de trabajo. Y exigimos un reforzamiento del presupuesto y de todas las medidas sanitarias correspondientes.



 

También te puede interesar:

La Segunda San Martín funciona como proveedor de panificados y postres a los grandes restaurantes y bares.
El distrito tiene uno de los mayores índices de camas ocupadas de terapia intensiva del Área Metropolitana de Buenos Aires.
Pese a que el tiempo de duplicación se redujo a 8 días, el gobierno de Héctor Gay ha decidido continuar en la fase 4, privilegiando los negocios del puerto.
Con su visita, el funcionario ha expuesto a la localidad cordobesa a un brote.