14/11/2002 | 780

El gobierno contra la cultura

Abajo el 601 / Que paguen lo que deben / Trabajo para todos

El miércoles 23, el Frente de Artistas en Lucha Contra el 601 (sindicatos, agrupaciones, independientes y LuchArte) realizó un piquete artístico frente a la Secretaría de Cultura de la Nación y presentó un reclamo escrito para exigir la anulación del decreto, el pago indexado de las deudas y trabajo genuino para todos los artistas. Entregamos mil firmas de artistas y de 80 organizaciones.


La respuesta de la Secretaría de Cultura fue una provocación: varios artistas contratados en 2001 deberán presentar nuevas facturas de los trabajos que ya han realizado… ¡con un importe 30 por ciento menor al pactado en el momento de la contratación!


Las autoridades se ofendieron por el calificativo de «fascistas», pero siguieron demostrando que, en los hechos, actúan como… Stella y su gabinete, que hasta hace poco tiempo actuaban como «gremialistas» de los artistas, hoy están en el triste papel de Mefisto. Deben aplicar contra los trabajadores las políticas que hasta ayer decían combatir.


El decreto fascista 601 obliga a los artistas a presentar un certificado de «buena conducta», es decir los «antecedentes penales» otorgados por la Policía Federal, antes de cobrar un contrato con esa Secretaría; las costas del certificado, de 30 a 100 pesos, son a cargo del contratado. ¡¿Qué es esto si no el inicio de la confección de nuevas «listas negras» en la cultura de nuestro país?! Por otra parte, vulnera un derecho laboral al tener que pagar para poder cobrar.


Este ataque, a través del 601 y de la reducción de las deudas, no es un hecho aislado. Sólo en esta semana se han abierto nuevos frentes de lucha: 1) la Orquesta Sinfónica Nacional se negó a tocar gratis para Canal 7 y amenazó con un paro si llevaban las cámaras; 2) los músicos de la Filarmónica del Colón repudiaron al empresario-funcionario Telerman y al director del Colón por la restitución en el cargo de Director del teniente coronel Chain, que la dirigió en la época de la dictadura, realizando escraches frente al Teatro San Martín; también reclaman por la no entrega de indumentaria y el no mantenimiento de los instrumentos; 3) en el Parque Centenario se formó una Mesa en Defensa del Anfiteatro, contra el cierre del mismo y el desmantelamiento de un espacio cultural abierto al pueblo (en la perspectiva del gobierno de Ibarra estaría… ¡la privatización del Parque Centenario!).


Consideramos que la lucha contra el Decreto 601 debería ser el puntapié inicial para unificar todos estos conflictos (y muchos más que no podemos reseñar aquí). El 601 nos afecta a todos.

También te puede interesar:

La legislatura porteña votará dos proyectos para legitimar convenios urbanísticos perjudiciales para la ciudad.
La acelerada urbanización implica una fuerte presión sobre los recursos naturales circundantes.
La capital alemana enfrenta una crisis habitacional motivada por la especulación inmobiliaria.
Los montos irían de $100 mil a $240 mil a mujeres que viven en villas miseria.
Uno de cada tres inquilinos padeció aumentos de entre el 70% y el 150%. El abuso de la especulación inmobiliaria es convalidado por los gobiernos.